He dejado de tomar café, ¿realmente es buena idea?

¿Es buena idea dejar de tomar café? ¿El café es sano o es perjudicial? Desde luego estas preguntas son difíciles de responder así, de manera absoluta.

El café contiene más de 1.500 principios activos, por lo que su acción sobre el organismo es tremendamente variada.

Y, por tanto, cuenta con aspectos tanto positivos como negativos.

Algunos datos curiosos sobre el café

Beneficios del café - HeelEspaña
¿Es bueno el café? – HeelEspaña

Hagamos primero un poco de historia para entender la importancia que el café ha tenido para la humanidad a lo largo de los tiempos.

El árbol del café parece ser originario de Etiopía. No se conoce qué uso le daban los indígenas a las semillas del café. Pero, de alguna manera, las consumían, probablemente, por su efecto estimulante. El uso del café se extendió por otras regiones del norte de África. Y hay constancia de que en el siglo XVI se empezó a tostar y a moler en Arabia. Por tanto, se empezó ya a consumir de una manera similar a como lo hacemos ahora.

A partir de esta fecha, el uso del café se fue expandiendo y en el siglo XVII llega a Europa. Al principio fue rechazado en círculos religiosos. Pero después fue aceptado y en 1652 se abrió la primera cafetería en Londres. Estas cafeterías pronto se convirtieron en lugar de reunión de pensadores, literatos y liberales y el comercio del café se convirtió en uno de los negocios más rentables.

De Europa, el café se exportó a América, donde se popularizó su uso. Poco tiempo después, comenzó su cultivo en Colombia, Brasil y Venezuela, lo que cambió para siempre la economía de estos países.

El café es por tanto una sustancia que convive con nosotros desde hace siglos y que es parte de la mayoría de las sociedades.

Beneficios del café

¿Quieres dormir? Deja de tomar café - HeelEspaña
Efectos en el sueño de la cafeína – HeelEspaña

El café contiene una gran cantidad de antioxidantes, sobre todo en forma de polifenoles. Podemos decir que mejora el ánimo y la atención, así como la memoria y el tiempo de reacción.

Existen numerosos estudios que han demostrado algunos de sus efectos beneficiosos:

  • Quizás su acción positiva más comprobada es el efecto que tiene sobre las cifras de glucosa en sangre. Según un estudio realizado por investigadores de California, la ingesta de una taza diaria de café disminuye el riesgo de producir diabetes tipo II hasta en un 11%. Por ello es recomendable para los diabéticos. Siempre y cuando, claro, no lo endulcen con azúcar.
  • Pero además, se ha visto que el consumo moderado disminuye el riesgo de padecer cáncer de hígado hasta un 40%.
  • Según un estudio hecho en Italia, disminuye las recurrencias en pacientes con cáncer de próstata.
  • Disminuye la incidencia de Parkinson, según un estudio publicado en la revista Neurology.
  • Disminuye la tasa de cirrosis hasta un 22%, según un estudio realizado en California.
  • El consumo moderado disminuye el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca hasta en un 11%, según los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard.
  • También parece prevenir la aparición de accidentes cerebrovasculares agudos. Sin embargo, en este sentido, hay que ser cautos porque, en contrapartida, el café aumenta la tensión arterial, lo que es un factor de riesgo para la aparición de esta patología.

Efectos negativos del café

Pero claro, no podía ser todo bueno. También existen algunos aspectos negativos asociados al café.

  • El hecho de que uno de los principios activos que presenta, sea la cafeína, le confiere propiedades estimulantes. Esto puede producir en algunas personas alteraciones del sueño, ansiedad e incluso síntomas de depresión.
  • En cuanto al aparato digestivo. El café puede producir irritación de la mucosa gástrica, pues estimula la producción de jugos gástricos incluso sin comida en el interior del estómago.
  • Produce también un aumento del peristaltismo intestinal, lo que puede ser conveniente para las personas con estreñimiento, pero puede no serlo tanto para las que ya tengan un ritmo intestinal normal o incluso algo acelerado, porque puede producir diarrea.
  • También se ha visto que en mujeres menopáusicas pueden aumentar la aparición de los temidos sofocos y además, incrementa el riesgo de padecer osteoporosis, puesto que disminuye la absorción intestinal del calcio.
  • El café tiene un efecto diurético, menos marcado que el del té, pero a tener en cuenta. Puede ser beneficioso para algunas personas, pero también puede ser desfavorable en personas con alteraciones de la función renal.
  • Además, en personas predispuestas puede producir irritación de la vejiga, y ocasionar lo que se denomina vejiga hiperactiva. Es cuando la vejiga se contrae en cuanto hay un pequeño llenado, perdiendo su capacidad de retención.
  • Es sabido que el efecto estimulante del café produce un aumento de la tensión arterial. Por tanto, hay que retirarlo en personas con hipertensión arterial.

Entonces, ¿es bueno o malo el café?

Con todo esto, ¿cómo se puede responder a la pregunta que iniciaba este texto? ¿Es bueno dejar de consumir café? Pues depende. Depende, como siempre, de la situación de base del paciente y de la dosis de café que se esté ingiriendo.

En personas que no padezcan hipertensión arterial, gastritis, insuficiencia renal, osteoporosis ni insomnio consumir una o dos tazas diarias de café no es perjudicial.

Todo lo contrario. Presenta efectos antioxidantes, reguladores de la glucemia y estimulantes. Sin embargo, en los pacientes en los que sí aparezcan algunos de estos trastornos, el consumo de café debe ser restringido.

Se ha hablado mucho sobre la conveniencia o no de que lo tomen las embarazadas. Pues la respuesta es la misma. Siempre que no haya nada que lo contraindique, la toma de una o dos tazas diarias no es perjudicial. Y, además, puede ayudar a disminuir el riesgo de diabetes gestacional.

El mejor horario para tomar café - HeelEspaña
¿Tomar mucho café es malo? – HeelEspaña

¿Cuándo es mejor tomar café?

Ahora nos podríamos hacer otra pregunta. Si en personas sanas puede ser beneficioso tomar una o dos tazas de café al día, ¿cuándo es el momento ideal para hacerlo?

Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta el efecto estimulante del café y una de nuestras hormonas más importantes: el cortisol.

El cortisol es una hormona que se produce en las cápsulas suprarrenales. Se llaman así porque se encuentran situadas justo encima de los riñones. El cortisol se denomina también “la hormona del estrés” porque se segrega cuando el organismo tiene que hacer frente a situaciones internas o externas que requieran de un estado de actividad y alerta.

Normalmente, el cortisol está sometido a unos ritmos circadianos. Es decir, se segrega mayor o menor cantidad dependiendo del momento del día. Por la noche, cuando nuestra actividad baja, se produce una menor secreción de cortisol y por el día, cuando la actividad es mayor, también lo es su secreción.

Horario del cortisol

El momento de mayor producción de cortisol es a primera hora de la mañana, entre las 6 y las 9 de la mañana. A esa hora, el cortisol lo que pretende es “despertarnos” y ponernos otra vez en funcionamiento, por lo que es el momento en el que su producción es máxima.

Si el café es estimulante y también lo es el cortisol, en el momento en el que el cortisol está en su punto más alto, no es necesario que además tomemos café.

A partir de las 9 de la mañana se produce una bajada del cortisol. Sin embargo, probablemente por razones laborales y sociales, debemos seguir en un punto óptimo de actividad. Por tanto, en ese momento, sería el ideal para tomar el café.

Para decirlo de otra manera. Cuando nos despertamos e iniciamos el día (entre las 6 y las 9 de la mañana), el cortisol es el que nos va a mantener en actividad. A partir de las 9-11 de la mañana, cuando el cortisol comience a disminuir, el café es el que nos ayuda a seguir a punto.

Sobre las 16 horas se produce otra bajada de cortisol. Además, suele coincidir con la hora de después de comer. Esto  nos produce una sensación más o menos intensa de sopor. Ese podría ser otro buen momento para la ingesta de café. Menos, eso sí, excepto en aquellas personas que tengan alteraciones del sueño y esto les impida descansar bien por la noche.

Conclusiones

Resumiendo, el café no es bueno ni malo. Posee muchos principios activos con diferentes propiedades que serán adecuadas o no en cada persona. En algunos casos puede ser beneficioso y, en otros, tremendamente perjudicial.

Lo que siempre es muy importante es la moderación. Una cantidad excesiva puede convertir a algo positivo para la salud, en un grave problema.

¿La ingesta de café es mala? - HeelEspaña
¿La ingesta de café es mala? – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *