Agua salada y sus beneficios en la piel atópica

Los mares y los océanos contienen, prácticamente, todo el agua del planeta. Este agua se ha utilizado, durante miles de años, para tratar diferentes enfermedades que van desde el aparato locomotor al sistema respiratorio obteniendo excelentes resultados.

¿Y para la dermatitis atópica? ¿El agua salada es útil para aliviar los síntomas que provoca esta patología crónica?

 

El agua del mar tiene beneficios en la piel

 

Dermatitis atópica

Es interesante saber que la dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria cutánea crónica que cursa en brotes. Se caracteriza por la presencia de prurito intenso, sequedad extrema de la piel, eritema, exudación, formación de costras y descamación.

Por tanto, todos los síntomas de esta patología crónica provocan que el principal objetivo de tratamiento sea disminuir la frecuencia e intensidad de los brotes ya que afectan, especialmente, a la calidad de vida del paciente.

El tratamiento habitual son las cremas con corticoides, que aplicadas adecuadamente y siguiendo las indicaciones del dermatólogo, es un tratamiento seguro para esta patología.

Pero, el miedo al empleo de corticoides (comúnmente conocido como «corticofobia») es frecuente entre las personas con patologías dermatológicas crónicas como la dermatitis atópica.

De ahí que se busquen soluciones, como el agua salada, para prevenir los brotes.

 

Piel atópica consejos para cuidarla

 

La importancia del agua salada en la dermatitis atópica

El agua del mar contiene, evidentemente sal, pero además, 92 elementos pertenecientes a la tabla periódica y numerosas sales minerales. Cuenta con oligoelementos que son imprescindibles para el hombre y todas sus propiedades, tanto físicas como químicas, la hacen diferente del agua dulce.

Es esta composición la que proporciona al agua salada unas propiedades beneficiosas a la hora de aliviar los síntomas de la dermatitis atópica.

Sabemos que las lesiones típicas de la dermatitis atópica son: piel seca con descamación, vesículas con eritema (enrojecimiento) y exudación que pueden evolucionar hacia la aparición de lesiones secundarias como fisuras, lesiones de rascado y zonas engrosadas (liquenificación).

Los sedimentos marinos están constituidos por partículas extraordinariamente finas ricas en calcio y magnesio. También contienen otros oligoelementos como el zinc o el azufre que confieren al agua salada demostradas propiedades terapéuticas.

El agua de mar posee interesantes propiedades tonificantes, regeneradoras celulares, antiseborreicas, drenantes y suavizantes.

Además, puede proporcionar una película fina y flexible sobre la piel que evita la pérdida de agua y proporciona elasticidad que alivian los síntomas y consiguen suavizar la piel y aportarla elasticidad, algo básico para las pieles con dermatitis atópica.

 

Otros efectos del agua salada en el organismo

  • Sistema musculoesquelético. A las personas con problemas osteomusculares, como osteoporosis, se les suele recomendar tomar baños cálidos y lugares con con poca humedad. De hecho, cuando se realizan baños en agua salada la movilidad mejora. De hecho, se incrementa la amplitud articular y la musculatura recupera su tono. Incluso, en las afecciones reumáticas demostraron que el agua del mar consigue mitigar el dolor incluso en la artrosis.
  • Sistema vascular. A las personas con problemas vasculares, tanto de la circulación sanguínea como linfática se les recomienda los baños en agua salada, siendo mejor si está fría y caminar cerca de la orilla del mar.
  • Sistema respiratorio. El aire cargado de microgotas de agua marina, que son ricas en ozono y yodo, permite la humidificación de las vías aéreas en los casos de rinitis, sinusitis y asma.

 

Dermatitis atópica , beneficios agua salada

 

¿Qué debemos hacer para mejorar la dermatitis atópica?

Puede que sumergirte en agua salada no sea suficiente para calmar y evitar los brotes. Para intentar evitar nuevos brotes de dermatitis, es recomendable seguir una serie de consejos:

  • Realizar duchas cortas (no más de 10 minutos) una vez al día con agua templada, evitando baños largos o con agua caliente.
  • Utilizar jabones suaves, neutros, con alto contenido en aceite y sin perfumes. Si se utilizan productos inadecuados puede desencadenar brotes y es una causa frecuente de la dermatitis atópica.
  • Hidratar la piel a diario mediante la aplicación de cremas emolientes, preferentemente tras la limpieza de la piel y cuando aún está húmeda.
  • Cortar bien las uñas y mantenerlas limpias para evitar infecciones por el rascado.
  • Usar ropa de algodón o de fibras naturales, evitando materiales sintéticos o la lana porque este tipo de tejidos incrementan la temperatura corporal y acentúan el picor.
  • Evitar cubrir excesivamente la piel, ya que el sudor puede empeorar los síntomas. Teniendo en cuenta los cuidados para la piel atópica en verano nos aseguramos unas vacaciones sin molestias o preocupaciones.
  • Evitar el uso de detergentes, suavizantes y otros productos irritantes como la lejía ya que actúan como irritantes de la piel.
  • Se recomienda utilizar guantes para realizar las tareas domésticas.
  • En los bebés, cambiar los pañales cuando estén húmedos.
  • En la mayoría de los casos, no hay ningún alimento contraindicado. No obstante, si se percibe empeoramiento tras comer algún alimento puede ser necesario realizar pruebas por parte de Alergología

 

Consejos para cuidar la piel atópica en verano

 

Fundamental para la dermatitis atópica: hidratación

La hidratación debe hacerse con cremas hidratantes y emolientes adecuadas. Además de algunos conocidos principios activos como la urea o la lanolina, es interesante mencionar otros.

En cuanto a la hidratación tópica, hay que distinguir entre cremas hidratantes, es decir, aquellas que retienen el agua en la capa córnea. Y las cremas emolientes, o sea, aquellos productos que contribuyen además a la flexibilidad de la piel. Ambas sustancias son imprescindibles en el cuidado de la piel atópica.

 

 

Existen muchas cremas en el mercado formuladas con distintas sustancias que son aptas para pieles atópicas y que consiguen una mejoría de la sequedad, la sensibilidad de la piel y el prurito.

Por mencionar algunos principios activos, podemos destacar las cremas que contienen ectoína o los emolientes con cardiospermum o D-pantenol.

En concreto, y por destacar algunas cremas, las que están compuestas a base de ectoína, junto con otros componentes (corteza de avellano, crema lamelar con ceramidas, etc.) pueden actuar como protectores para la piel.

Ayudan a restaurar y mantener la capa externa de la piel, disminuyendo la inflamación, prurito y la pérdida de agua transepidérmica. Este tipo de cremas se puede utilizar en caso de dermatitis que cursan con inflamación, picor y sequedad, cuando no sea estrictamente necesaria la utilización de corticoides tópicos, pero también, puede utilizarse como coadyuvante a tratamiento con corticoides tópicos.

 

Referencias
https://www.infobae.com/salud/2019/02/12/las-propiedades-del-agua-de-mar-beberla-hace-bien-a-la-salud/
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-agua-salud-balneoterapia-X0212047X11622831

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info