Apnea del sueño. Por qué aparece y cómo tratarla

Si quien duerme contigo te dice que roncas y que tienes pausas respiratorias repetidas durante el sueño, puede que padezcas el síndrome de apnea del sueño.

No eres la única persona porque se ha convertido en uno de los trastornos respiratorios crónicos de mayor relevancia en la población general. Sobre todo, por su prevalencia, por los efectos que produce en los pacientes que las padecen y su impacto en la salud pública.

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño
Test dormir

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño

Definición de apnea del sueño

Las apneas obstructivas del sueño se caracterizan por una oclusión intermitente y repetitiva de la vía aérea superior. Se consigue limitar el paso del aire hacia los pulmones durante el sueño. Este colapso de las vías respiratorias puede originar una interrupción completa, con una obstrucción total del lumen de la vía aérea (apnea), o parcial, con una reducción del flujo aéreo (hipopnea).

La prevalencia es mayor en hombre que en mujeres. En concreto, es de dos a tres veces más común en los hombres que en las mujeres. Y esta prevalencia aumenta claramente con la edad.

Entre un 4,7 y un 7,8% de la población mayor de 40 años cumple con los criterios de apnea del sueño grave.

¿Qué provoca al paciente la apnea del sueño?

Las consecuencias directas de estos episodios son el descenso repetitivo en la saturación de oxígeno de la sangre y los despertares transitorios y recurrentes del sueño. Esto lo causa el aumento de esfuerzo respiratorio y, en consecuencia, provoca una reducción en la calidad del sueño.

Todo ello provoca manifestaciones clínicas, como una excesiva somnolencia diurna (ESD), alteraciones neuropsiquiátricas, metabólicas, respiratorias y cardiacas. Pero no son las únicas consecuencias.

 

Apnea del sueño

 

Signos y síntomas más frecuentes

Durante el sueño

  • Ronquidos
  • Despertares por asfixia
  • Respiración irregular
  • Despertares recurrentes
  • Sudoración nocturna
  • Insomnio
  • Reflujo gastroesofágico
  • Pesadillas
  • Sueño agitado

Dormir durante la noche

Durante el día

  • Somnolencia diurna
  • Sensación de sueño no reparador
  • Cansancio crónico
  • Dificultades de concentración
  • Apatía
  • Pérdida de memoria
  • Mal humor

Tratamiento de la apnea del sueño

Que la apnea del sueño esté asociado al deterioro de la calidad de vida, a la presencia de hipertensión arterial, al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares y al aumento de accidentes de tráfico, aceptándose un exceso en las tasas de mortalidad asociadas al mismo, hace obligatorio que los profesionales sanitarios identifiquen a los pacientes con la mayor brevedad posible para ofrecerles el tratamiento más adecuado.

Es fundamental que el tratamiento sea multifactorial. Es decir, debe abordar varios aspectos.

 

Medidas generales

Obesidad

La obesidad se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud pública, por su creciente incidencia y por su capacidad de inducir patologías crónicas en casi todos los sistemas del organismo. Y sí, la obesidad también constituye uno de los elementos de riesgo más importantes en el desarrollo de la apnea del sueño. La obesidad, el síndrome de apnea del sueño y las enfermedades cardiovasculares están frecuentemente asociadas.

Pero no solo eso. Distintos estudios han mostrado que padecer apnea del sueño influye en el metabolismo de la glucosa, pudiendo facilitar la aparición de intolerancia a la misma y al síndrome de resistencia insulínica.

Se ha demostrado que la pérdida de peso se asocia con reducción en la colapsabilidad de la vía respiratoria de pacientes con apnea del sueño. Por ello, toca ponerse a dieta y hacer ejercicio regularmente.

 

Tratar la obesidad

 

Una dieta equilibrada y variada es el pilar fundamental en la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Y, además, es muy interesante combinar una dieta sana con el ejercicio aeróbico de intensidad moderada, como caminar rápido, con otros ejercicios de intensidad elevada, como correr, aeróbic, nadar, ciclismo o deportes de competición.

Higiene del sueño

Debe procurarse una buena higiene del sueño, buscando la regularidad en los hábitos y los horarios y la supresión, al menos a partir de cierta hora de la tarde, del alcohol y de los fármacos hipnóticos o sedantes.

También puede ayudarte seguir la misma rutina antes de acostarte, mantener una temperatura adecuada en el dormitorio, dormir en una cama firme, con ropa cómoda y con un colchón que no sea demasiado blando.

Para intentar conciliar el sueño puedes recurrir a técnicas de relajación. Practicar yoga o pilates pueden ayudarte a la relajación corporal y mental.

Anomalías estructurales de la vía aérea superior

Existen ciertas anomalías estructurales de la vía superior, como desviaciones septales, hipertrofia de cornetes, de amígdalas o de adenoides, que suelen aumentar la resistencia al paso del aire. Y, en consecuencia, agravar el problema de la apnea del sueño.

Por ello, si se sospecha de su participación causal, resulta muy interesante corregir estas anomalías.

 

Higiene del sueño

Vigila tu postura al dormir

La posición del cuerpo influye en la frecuencia y duración de la apnea del sueño. Siempre es útil el consejo postural, es decir, la recomendación de medidas tendentes a que el enfermo evite el decúbito supino durante el sueño.

Medidas farmacológicas y quirúrgicas

Hay casos concretos en los que se puede recomendar el uso de tratamiento farmacológico como la almitrina, la protriptilina y la teofilina. Pero también se utilizan tratamientos quirúrgicos para corregir, como hemos comentado, ciertas anomalías estructurales de la vía aérea superior.

Sin embargo, en el momento actual, el tratamiento de elección se basa en la aplicación, durante el sueño, a través de una mascarilla nasal, de una presión positiva continua en la vía aérea. Dicha mascarilla actúa como una férula neumática en el interior de la faringe e impide el colapso del tracto respiratorio superior. Consigue que desaparezcan la apnea del sueño, los despertares subconscientes y las desaturaciones. Cada enfermo precisará de un nivel de presión diferente.

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-sindrome-apnea-obstructiva-del-sueno-10021989
https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000200005

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Descanso sano