¿Cómo afectan los sueños a la calidad de nuestro descanso?

¡Felices sueños! …o no. Después de pasar toda la noche corriendo por un bosque tenebroso lleno de luciérnagas que escupen gominolas, luchando con una espada de madera contra un monstruo de siete cabezas que habla en un dialecto africano o sentirte atrapado en una pecera llena de grillos en medio del desierto, es poco probable que tengas la sensación de haber descansado.

Por todo esto nos preguntamos si influyen los sueños en nuestro descanso y su calidad.

¿Cuándo aparecen los sueños?

El sueño es mucho más que pasar 7 u 8 horas con los ojos cerrados.

El sueño es una parte integral de la vida cotidiana, una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento. Por ese motivo dormir tiene tantos beneficios.

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño
Test dormir

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño

Aunque no seamos conscientes de ello, no todo el descanso ni el sueño es igual una vez que nos metemos en la cama  y tampoco vale intentar recuperar horas de sueño el fin de semana, no funciona así.

En líneas generales, el sueño se divide, en primer lugar, en dos bloques principales: el sueño REM y el sueño No REM. Por otro lado, es cíclico y se divide en ciclos de aproximadamente hora y media que se repiten durante las ocho horas recomendadas de sueño reparador.

El término REM es la abreviatura en inglés de movimiento ocular rápido (“Rapid Eye Movement”). Este concepto hace referencia a una fase que se caracteriza por una alta actividad cerebral, similar a la que tenemos cuando estamos despiertos, y movimientos constantes de los globos oculares bajo los párpados.

 

Fases del sueño

 

La fase no REM, es en la que no se producen estos movimientos oculares y que, a su vez, se subdivide en 4 subfases:

• FASE I (adormecimiento)

Dura unos 10 minutos y es el periodo en el que podemos percibir estímulos exteriores, es decir, no hemos desconectado totalmente del “mundo real” y los músculos comienzan a relajarse.

• FASE II (sueño ligero)

Esta fase ocupa el 50% del tiempo de sueño en el adulto. Es una fase en la que el cuerpo va desconectando lentamente con una relajación del ritmo cardiaco y respiratorio.

• FASE III (etapa de transición)

Dura unos dos o tres minutos, una etapa corta de sueño ligero y de relajación profunda que da paso a la fase de sueño profundo. El sueño comienza a ser más reparador, los músculos están totalmente relajados y descienden las constantes vitales.

• FASE IV (sueño profundo)

Suele ocupar el 20% del total del ciclo del sueño, más o menos unos 15 o 30 minutos. Esta fase es la más importante de todas ya que determina la calidad del sueño.
Por otro lado, la etapa REM ocupa el 25% de nuestro ciclo de sueño y comienza alrededor de 90 minutos de haberse quedado dormido. La actividad cerebral es alta, muy similar a la que se tiene cuando se está despierto. Es la etapa en la que aparecen los sueños.

Fases del sueño

¿Existen diferentes tipos de sueños?

Distintas corrientes psicológicas han desarrollado teorías planteando diversos enfoques sobre el contenido de los sueños. Siempre tienen un punto de conexión con la realidad porque toda la información ha sido recogida por el cerebro a través de nuestros sentidos.

Fuera de la interpretación que realiza cada una de las Escuelas Psicológicas, es posible establecer una clasificación en función del contenido de los sueños más recurrentes:

  • Sueños ordinarios

Este tipo de sueño es desencadenado por nuestro propio pensamiento, y en ellos nuestra mente se centra en almacenar y clasificar las distintas experiencias del día.

Como nos afectan los sueños

  • Sueños lúcidos o conscientes

Son aquellos en donde somos conscientes que estamos soñando mientras vivimos esa experiencia. Esta consciencia nos permite ser actores en nuestros sueños, con la seguridad de que no nos va a pasar nada porque sabemos que estamos soñando.

  • Sueños falsos y pesadillas

Los sueños falsos son aquellos en donde nos vemos despiertos y en actividades cotidianas. Por ejemplo, cuando creemos que estamos llegando tarde al trabajo o cuando nos vemos en sueños realizando una oposición que ya hemos realizado. En esos casos, al despertar somos conscientes que no ocurrió, lo que puede generar cierto estrés y cansancio.

Las pesadillas es un sueño perturbador relacionado con sentimientos negativos, como ansiedad o miedo que pueden llevar a despertarte súbitamente. Son comunes en niños, pero pueden manifestarse a cualquier edad.

 

Los sueños nos afectan

  • Sueños diurnos

A veces, no es necesario estar dormido para experimentar un sueño. Cuando estamos en una reunión, haciendo alguna actividad física puede suceder que desconectemos por completo del mundo que nos rodea. Es otra forma de soñar sin necesidad de dormir.

¿Cuál es la función de los sueños?

Sobre la finalidad que tienen los sueños se sabe muy poco porque no hay forma científica de estudiarlo.
Se trata de un fenómeno que no es reproducible, algo que es fundamental para poder obtener datos desde el punto de vista de la ciencia. Por otro lado, para saber el contenido de los sueños es necesario despertar a la persona lo que dará lugar a un estado de conciencia diferente. Todo esto hace muy difícil sacar conclusiones sobre los sueños.

Hay teorías que indican que se trata de una manifestación residual de un proceso que tiene lugar durante el sueño REM que es la reorganización de la memoria. Consistiría en que fragmentos de memoria, consecuencia de experiencias adquiridas en los días previos, son reorganizados.

 

Otros estudios demostraron que durante la fase REM los niveles de actividad disminuyen significativamente. Se da a entender que la fase de las ensoñaciones, contribuye a atenuar los recuerdos y la ansiedad del día anterior a través de una actividad química que suaviza la fuerza emocional.

Por otro lado, otros especialistas consideran que el sistema nervioso realiza ajustes mediante los sueños, sueños que pueden reflejar experiencias positivas o negativas, de estrés o placer, lo que explicaría que “dormir bien no es lo mismo que descansar”, es decir, se requiere de otros factores que incrementen la calidad del sueño.

Lo que sí se puede concluir es que “soñar” es decisivo para nuestro bienestar, aunque no esté claro cómo se produce o a través de qué mecanismo.

 

Por qué soñamos tanto

Lo importante es un sueño de calidad

No dormir lo adecuado tiene repercusiones sobre el bienestar físico y mental. Por tanto, lo más importante, es tener en cuenta que se descansa cuando se suceden todas las fases del sueño, especialmente la fase de sueño profundo.

Un mal descanso, un sueño de pobre calidad o tener un sueño superficial es consecuencia de un acúmulo de tensión y preocupaciones del todo el día, de un estrés mal gestionado que puede provocar un sueño de peor calidad y complicar las actividades del día siguiente y, en consecuencia, llegar a estados como el insomnio.

Por eso, respetar las horas de sueño, adquirir unos hábitos saludables, de sobra conocidos, como una temperatura adecuada en la habitación, un colchón y almohada de calidad, cenas ligeras y, si fuera necesario, recurrir a complementos alimenticios con melatonina, melisa, pasiflora y vitamina B6 pueden a contribuir a una buena higiene del sueño y que este sea reparador.

“…que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son” -Calderón de la Barca

BIBLIOGRAFÍA
http://www.scielo.org.co/pdf/recis/v11n3/v11n3a08.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Descanso sano