¿Por qué es bueno caminar más de 6.000 pasos al día?

El ser humano es el único mamífero al que le lleva un año de vida aprender a caminar. ¿Y por qué?

Caminar erguidos sobre dos piernas es mucho más difícil que hacerlo a cuatro patas. Pero es, más bien, una cuestión de la maduración de las células cerebrales lo que nos retrasa la movilidad.

Al nacer, nuestro cerebro es inmaduro y tiene que desarrollarse ya que en el útero no se desarrolla suficientemente. Esto requiere, más o menos, doce meses para llevarlo a cabo.

Beneficios de caminar

El movimiento, un beneficio real desde pequeños

Desde que somos pequeños, los beneficios del movimiento son muchos. A medida que comenzamos a caminar, prescindimos poco a poco de la ayuda de nuestros padres para desplazarnos. Este hecho influye de una manera positiva en nuestra autoestima y en el desarrollo del cuerpo.

Vamos adquiriendo la capacidad de coordinar movimientos, esto nos permitirá un mayor rendimiento físico. Nos va a permitir desarrollar nuestros sentidos al tener más contacto con lo que nos rodea.

Por tanto, provocará un aumento de las conexiones neuronales en nuestro sistema nervioso, favoreciendo nuestra inteligencia. Por otro lado, comenzará el fortalecimiento de nuestros músculos, articulaciones y tendones.

El sedentarismo, un problema de la sociedad actual

El tándem salud-enfermedad ha ido cambiando a lo largo de la evolución del hombre. En la actualidad, en los países con mayor desarrollo económico, está caracterizado por un aumento de las enfermedades no transmisibles o enfermedades crónico-degenerativas. Muchas de las cuales no se curan, pero sí se pueden prevenir y cuidar.

En la sociedad actual, con el desarrollo de las tecnologías que reducen significativamente los desplazamientos, el sedentarismo pasa a ser un problema importante.

Esta inactividad supone un factor de riesgo en diferentes patologías como las cardiovasculares. Pero se pueden combatir adoptando hábitos de vida saludables y la práctica regular de actividad física.

Por qué es bueno caminar todos los días

¿Caminar se considera actividad física?

Las recomendaciones sobre la actividad física a realizar deben adaptarse a cada edad y persona. En los adultos se impone como definición de actividad física beneficiosa para la salud aquella actividad de intensidad moderada que se realiza diariamente o casi todos los días con una duración mínima de 30 minutos.

Si no se puede realizar una actividad de intensidad moderada, puede sustituirse por otra de intensidad suave practicada durante un tiempo más prolongado. Es por ello que caminar puede considerarse como una opción muy atractiva y fácil para mantener y mejorar nuestra salud.

Beneficios de caminar al aire libre

Beneficios de caminar

Hay evidencias de que la actividad física regular y, por tanto, caminar:

  • Reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular
  • Previene o retrasa el aumento de la tensión arterial y el colesterol
  • Reduce la presión arterial en personas hipertensas
  • Mejora la capacidad cardiorrespiratoria
  • Y reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en un 40% aproximadamente.
  • Además ayuda a la distribución de la grasa en el cuerpo y que no se acumule sobre vísceras, con el consiguiente riesgo.

Por otro lado, la actividad física puede aumentar y mantener la salud músculo-esquelética, reduciendo el riesgo de fracturas de cadera y vértebras ya que minimiza la reducción ósea y, por otro lado, puede ser beneficiosa para las personas con artritis.

Por ejemplo, acompañar a tus hijos andando al colegio puede ser una actividad muy beneficiosa.

Se ha demostrado que practicar moderado deporte reduce el riesgo de depresión y mejora la calidad del sueño. Pero, también, reduce el riesgo de sufrir demencia en edades más avanzadas.

Por qué es importante caminar para la salud

Caminar también aporta beneficios indirectos

Caminar mejora la salud individual (beneficios directos) y la salud colectiva (beneficios indirectos). Lo hace a través de una menor incidencia de cada individuo en la generación de impactos ambientales y sociales ligados a los desplazamientos.

La promoción de la actividad física reduce costes y gastos sanitarios y reduce el absentismo laboral. Pero, por supuesto, ayuda a reducir los niveles de emisión de gases contaminantes, por la reducción de los desplazamientos motorizados.

¿Existe una cifra “mágica” de pasos que reporte beneficios?

Generalmente, se habla de 10.000 pasos por día como la cifra ideal en un adulto sano para mantener un estado físico saludable. Este número de pasos equivaldría, en una persona de estatura media, a unos 8 kilómetros de distancia aproximadamente y la mayoría de los médicos coinciden que es un objetivo razonable.

Esta cifra, curiosamente, surgió a partir de una campaña de publicidad cuando la firma japonesa Yamasa lanzó un podómetro que lo llamó “manpo-kei” que significa, precisamente, 10.000 pasos. ¡Sonaba bien!, nada más, pero se corroboró posteriormente con diferentes estudios.

Sin embargo, la OMS recomienda a las personas adultas dedicar, como mínimo, 150 minutos semanales a la práctica de una actividad física aeróbica, de intensidad moderada.

Por tanto, esos 10.000 pasos a 5 Km/h (velocidad media) se tardaría en alcanzarlos alrededor de 100 minutos por lo que, en un solo día, se cubrirían 2/3 de la actividad recomendada a la semana, lo que puede llevar a pensar que con un día y medio a la semana de ejercicio es más que suficiente; pero la regularidad y constancia es un factor determinante. De hecho, se ha demostrado que caminar únicamente 10 minutos al día tiene resultados positivos en el alivio de la ansiedad.

Otras investigaciones sugieren que dar 6.000 u 8.000 pasos diarios es suficiente para obtener beneficios. Estudios actuales afirman que las personas mayores que caminan al menos 6.000 pasos diarios son mucho menos propensas a perder movilidad. Cada 1.000 pasos agregados a esta cifra se reduce esta pérdida y problemas en las articulaciones en un 16-18% adicional.

Caminar regularmente a un ritmo rápido hace que el corazón lata más rápido. Esto previene la aparición de enfermedades cardiovasculares y permite el aporte correcto de oxígeno a los tejidos.

Todo ello permite mejorar los niveles de colesterol y previene la resistencia a la insulina. También se ha confirmado que las personas que caminan más de 8.000 pasos al día tienen menor riesgo de desarrollar obesidad y sobrepeso.

Qué aporta a la salud caminar todos los días

En conclusión…

Se debe recurrir al sentido común, ya que los pasos no solo se pueden hacer con mayor o menor velocidad, sino que el ejercicio físico que representan es diferente entre personas de distinta estatura, o entre hombres y mujeres, o entre alguien que practica deporte con regularidad y alguien con un tipo de vida sedentaria, o entre jóvenes y adultos mayores.

Lo fundamental, es evitar el sedentarismo y ponerse en movimiento. Por sus beneficios… ¡Ponte en marcha!

BIBLIOGRAFÍA
https://asociacionapie.org/wp-content/uploads/2020/01/Activamadrid_documento-salud-web.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info