Higiene íntima | Qué hacer y qué no

La higiene íntima es esencial para evitar infecciones y mantener un estado saludable.

Por ello, debe realizarse con especial cuidado para evitar irritaciones y, sobre todo, no perder y mantener el equilibrio de la microbiota vaginal. Y, para ello, es importante seguir una serie de consejos como limpiar la zona habitualmente con agua y secar bien la zona después o no utilizar duchas vaginales.

Cómo cuidar nuestra higiene íntima - HeelProbiotics - HeelEspaña

Qué es la higiene íntima

Hablamos de higiene íntima en las mujeres a aquellos comportamientos relacionados al manejo de residuos de los productos de eliminación. Hablamos de la orina, las heces o el fluido menstrual. Y todos estos comportamientos están orientados a mantener un estado de salud óptimo.

La inadecuada higiene íntima tanto de la vagina como del área genital podría incrementar la vulnerabilidad frente a infecciones vaginales y urinarias.

Higiene íntima | Qué hacer y qué no: flora vaginal sin olor - HeelEspaña

Normalmente la vagina se limpia por sí misma. Las paredes de la vagina producen su propio fluido que transporta las células muertas y otros microorganismos fuera del organismo. Sin embargo, se tiende a utilizar productos o y llevar a cabo una serie de medidas para esta limpieza.

Pero, por supuesto, esta higiene íntima con todas las medidas que llevamos a cabo se debe realizar con precaución. No todos los productos son adecuados y no todas las técnicas sirven.

Una higiene íntima inadecuada puede alterar tu microbiota vaginal

Pero, sobre todo, hay que tener cuidado de no alterar nuestra microbiota vaginal ya que este hecho puede propiciar padecer infecciones vaginales e incluso urinarias.

La infección de vías urinarias se considera la infección bacteriana más común después de las infecciones respiratorias, ocurre principalmente en mujeres y suelen afectar a la vejiga y la uretra.

En la mujer sana el mecanismo defensivo fundamental de protección vaginal frente a la infección de vías urinarias se debe a la presencia de los lactobacilos que forman parte de la microbiota vaginal.

Utilizar productos inadecuados en nuestra higiene íntima diaria puede provocar la alteración de la protección que los lactobacilos generan a nivel del tracto urogenital.

Qué hacer para cuidar tu higiene íntima

  • Para la limpieza de la zona íntima deben utilizarse productos con agentes limpiadores neutros. Debemos evitar alterar la acidez de la mucosa vaginal. Por tanto, debe seleccionarse productos específicos para la higiene íntima porque los productos para la higiene corporal no siempre tienen un pH adecuado.
  • Limpia siempre la zona con agua y sécala bien tras cada lavado, pero sin frotar. La humedad puede generar en la zona infecciones e irritaciones.

Qué no hacer durante la higiene íntima

Higiene íntima | Qué hacer y qué no: higiene intima no recomendable heelespana - HeelEspaña

  • Evita las duchas vaginales. Como hemos comentado, la vagina tiene sus propios mecanismos de autolimpieza y protección. Es por ello que las duchas vaginales no se recomiendan como medida rutinaria de higiene, a menos que formen parte de un tratamiento médico.
  • No tomes baños de burbujas. Además, las sales y/o aceites de baño incrementan la probabilidad de que aparezcan reacciones por contacto.
  • Para la higiene íntima se evitará el uso de esponjas o guantes. Al final, estos acaban siendo elementos con una elevada carga microbiana que pueden actuar como factor de infección.

¡Prevención para evitar infecciones!

Productos ideales para la higiene íntima - HeelProbiotics - HeelEspaña

  • Lavar los genitales antes y después de mantener relaciones sexuales. Sobre todo, si se han utilizado lubricantes o algún otro preparado.
  • Durante la menstruación, es muy recomendable el cambio frecuente de tampones o compresas. Aunque este cambio varía mucho en función de la cantidad de flujo de cada mujer no debería exceder, en ningún caso, las 4-6 horas.
  • Previa y posteriormente a la colocación de un tampón deben lavarse las manos.
  • Evitar prendas ajustadas y la ropa íntima de tejidos que dificulten la transpiración.
  • Lavar la ropa íntima con jabones poco agresivos y garantizar su correcto aclarado. Además, utiliza ropa holgada y de materiales que faciliten la transpiración.
  • Beber mucha agua. Ingerir poca agua implica menor eliminación de líquido y, por tanto, favorece el desarrollo de gérmenes.
  • En verano, evita permanecer demasiado tiempo con el bañador mojado.
  • Realiza la limpieza de la zona anal de delante hacia atrás. De este modo, evitarás introducir en la vulva bacterias del recto.

¿Es bueno el arándano rojo?

Es cada vez más frecuente que las mujeres que presentan infecciones urinarias de repetición acudan a la farmacia solicitando productos que incluyan arándano rojo en su composición. Y es que el arándano rojo americano se emplea desde hace décadas en la prevención de las infecciones del tracto urinario, sobre todo de la cistitis.

Parece que su efecto se debe a que dificulta que las bacterias, en concreto la E. Coli, se adhieran a la pared de la vejiga y la uretra. Esto se debe a su alto contenido en proantocianidinas.

¿Los probióticos también me pueden ayudar con las cistitis?

Los probióticos pueden resultar de utilidad en la prevención de las infecciones urinarias recurrentes como es el caso de las cistitis. Consiguen dificultar que las bacterias patógenas como la E. Coli lleguen hasta el tracto urinario.

Estos probióticos son capaces de restituir la microbiota vaginal y, también, pueden contribuir a la prevención de las recurrencias.

Y esto se debe a que consiguen mantener el equilibrio en la composición de la microbiota autóctona vaginal.

Cuida tu higiene íntima - HeelProbiotics - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *