Jabón íntimo, ¿es bueno o malo utilizarlo?

La higiene íntima de la mujer forma parte de los procesos de autocuidado de la salud con los que se pretende prevenir infecciones, entre otras cuestiones.

Jabón íntimo, ¿es bueno o malo utilizarlo?: higiene intima mujer - HeelEspaña

La limpieza diaria con agua es necesaria y básica. Pero existen en el mercado diferentes productos para realizar lavar nuestras zonas íntimas. Entre estos destaca el jabón íntimo. Analizamos, junto al resto de productos, si consigue eliminar eficazmente las secreciones de la zona y restos de suciedad y respeta la microbiota vaginal.

Higiene genital femenina

En el mercado existen muchos productos para la higiene íntima de las mujeres, aunque algunos no son recomendables. Los que no son recomendables es porque tienen un pH muy diferente al vaginal, que es ácido durante el periodo fértil de la mujer, y pueden favorecer irritaciones o infecciones al alterar la microbiota vaginal.

Por este mismo motivo, no están indicadas las duchas vaginales. A la hora de usar adicionalmente algún producto destinado a la higiene íntima, lo más importante es conocer qué productos existen en el mercado y cuáles son sus características.

¿Qué características deben tener los productos de higiene íntima?

Dada la sensibilidad de la zona sobre la que van a aplicarse, la composición de los productos de higiene íntima debe estar diseñada de forma que garantice una eliminación eficaz de las secreciones fisiológicas de la zona (sudorales, vaginales y uretrales) y restos de suciedad. Pero, además, tiene que tener las siguientes características:

  • Deben ser compatibles, dermatológicamente, con la superficie mucosa.
  • No deben causar ni irritación ni sequedad, de forma que puedan utilizarse regularmente e, incluso, varias veces al día.
  • Acción limpiadora suave que no cause ni una alteración del manto hidrolipídico, ni una eliminación de la microbiota intestinal, ni un desequilibrio de la función barrera.
  • Un pH ligeramente ácido, similar al de la zona.
  • Acción refrescante y antiodorante.
  • Características organolépticas y galénicas adecuadas (viscosidad, capacidad espumante).

¿Durante la menstruación debe cambiar nuestra higiene?

Evidentemente, durante la menstruación es necesario extremar la higiene diaria. Existen diferentes productos higiénicos como las compresas y tampones. Eso sí, deben cambiarse frecuentemente para evitar infecciones. Se recomienda cada 4-6 horas como máximo, dependiendo de la cantidad de flujo menstrual, aunque puede ser necesario cambiarlos con mayor frecuencia.

La menstruación, de por sí, hace que el pH de nuestra vagina sea más alcalino. Pero esta condición, además, unida a que este tipo de productos higiénicos pueden alterar nuestra flora vaginal, propicia el incremento de las infecciones vaginales y urinarias.

Cada vez más, se está utilizando la copa menstrual para evitar las infecciones de orina como las cistitis.

Además, si ya se padece de cistitis, no empeora ni los síntomas ni se va a agravar el cuadro con la copa menstrual.

Jabón íntimo, ¿es bueno o malo utilizarlo?: copa menstrual - HeelEspaña

Productos para la higiene íntima

Una protección íntima adecuada juega un rol clave en el mantenimiento de una buena salud y, por ello, se deben utilizar productos íntimos específicos. Tales productos deben ser seleccionados teniendo en cuenta la edad, estilo de vida y estado fisiopatológico de la mujer. Y es que es fundamental que cuiden la microbiota vaginal.

Cuándo usar jabón íntimo - HeelProbiotics - HeelEspaña

Los hábitos de higiene femeninos incluyen:

  • Baño y secado corporal diario.
  • Limpieza del área genital después de orinar o defecar.
  • Uso de elementos de protección menstrual y aseo genital en los días de menstruación.
  • Higiene relacionada con la actividad sexual.

Una correcta higiene íntima puede mantener o restablecer el pH vaginal normal y, por lo tanto, garantizar una microbiota vaginal saludable libre de patógenos.

Pero hay que tener muy en cuenta que un lavado genital muy frecuente además del uso de productos agresivos o limpiadores con un pH inadecuado, provoca ciertas alteraciones en la zona. Y esto hace esté expuesta a procesos inflamatorios causados por bacterias. Hablamos, por tanto, de los productos más adecuados, como el jabón íntimo.

 

Jabón íntimo

Son productos sin detergentes, sin perfume y, además, con un pH adecuado, es decir ácido, que evita que se altere la microbiota vaginal.

Cuentan con un activo principal de base tensioactiva. Es decir, cuentan con propiedades humectantes, espumantes y detergentes que consiguen eliminar la suciedad.

Por la posible irritación derivada del contacto, el jabón íntimo suele incorporar componentes con propiedades calmantes, como el extracto de manzanilla o la avena. Incluso, algunos de ellos, incorporan uno o más componentes activos con acción regeneradora y protectora.

Jabón íntimo, ¿es bueno o malo utilizarlo?: jabon intimo mujer - HeelEspaña

Cada vez más, el jabón íntimo incluye ácido láctico que consigue regular el pH y ofrece mucha hidratación.

Pero dentro de los tipos de productos disponibles para la limpieza de la zona genital, se encuentran los llamados syndet o surfactantes sintéticos. Se denominan syndet porque son productos sin detergente. Estos cuentan con un pH ligeramente neutro, por lo que le hacen especialmente indicados para la higiene de las zonas sensibles.

Geles limpiadores

Suelen ser preparados de base acuosa. Son ligeros y se eliminan fácilmente con la ducha o el lavado diario. Cuentan con un pH bastante similar al de la zona vaginal y dermatológicamente compatible con la mucosa vulvovaginal. Si, además, se padece sequedad vaginal, incorporan en su composición agentes humectantes e hidratantes como el ácido láctico.

Toallitas íntimas

Jabón íntimo, ¿es bueno o malo utilizarlo?: toallita intima - HeelEspaña

Podemos decir que las toallitas íntimas son una solución de emergencia. Es decir, cuando no es posible hacer un lavado en condiciones. Por tanto, se deben usar en ocasiones puntuales y nunca deben sustituir a la higiene con agua y jabón.

Esta forma cosmética está especialmente diseñada para la higiene vulvar tras la micción o durante el cambio de compresa o tampón cuando éstos se realizan fuera de casa y no se tiene acceso a un lavado normal.

Casi todas las toallitas íntimas que se venden en el mercado incorporan ácido láctico y algún extracto vegetal, entre los que destacan, por su frecuencia, los de camomila y hamamelis.

Uso del jabón íntimo: ventajas - HeelProbiotics - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *