Combate la mala circulación y retención de líquidos en verano

La enfermedad venosa crónica es la incapacidad de las venas para realizar el correcto retorno de la sangre al corazón.

Esto provoca que la sangre se acumule en las piernas que producen molestos síntomas como el dolor o piernas cansadas. Seguir una serie de recomendaciones básicas puede ayudar a saber cómo combatir la mala circulación.

En verano, ¿cómo combatir la mala circulación?

¿Qué significa tener mala circulación?

Las venas y arterias tienen un papel fundamental en el correcto funcionamiento de nuestro sistema circulatorio, puesto que se encargan de llevar la sangre desde el corazón a todo el cuerpo en dos direcciones: desde el corazón a las diferentes partes del organismo –arterias-, y desde los tejidos y órganos –venas- de nuevo al corazón.

Las paredes de las venas tienen unas pequeñas válvulas que se abren y se cierran, y sirven para ayudar a controlar la presión y el flujo de la sangre, facilitando un correcto retorno al corazón.

¿Qué causa la mala circulación?

Se ha comentado que las venas tienen unas válvulas en las paredes de las venas que son las encargadas de que la sangre vaya ascendiendo hacia el corazón en contra de la gravedad e impidiendo la acumulación de sangre, por tanto, el movimiento de estas válvulas es en una sola dirección evitando la acumulación de sangre y la extravasación de líquidos fuera de las venas, en los tejidos.

Además de las válvulas existe otro sistema que se encarga del retorno venoso, se trata de una bomba producida por los músculos de las piernas. Entre los músculos de las piernas se sitúan las venas.

Combate la mala circulación y retención de líquidos en verano: pies hinchados - HeelEspaña

Al contraerse los músculos de las extremidades inferiores, al andar o hacer ejercicio produce una presión sobre las venas que permite que se mueva el flujo hacia el corazón, mejorando el retorno venoso. Este es el motivo, por el que se aconseja caminar o realizar ejercicio físico para favorecer la circulación.

Cuando las venas pierden su elasticidad, aumenta su rigidez, se alargan, se dilatan, provocando que las válvulas no cierren adecuadamente. Como consecuencia, la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las piernas, produciendo la enfermedad venosa crónica con la aparición de múltiples síntomas.

El sedentarismo y la falta de ejercicio también pueden predisponer al desarrollo de esta patología, dado que la bomba muscular no está activa.

¿Qué síntomas produce la mala circulación?

Consejos a seguir para saber cómo combatir la mala circulación

La acumulación de sangre en las venas produce un aumento de la presión, que hace que parte del líquido se extravase (salga a través de la pared venosa) y se acumule en los tejidos de alrededor es lo que denominamos edema (retención de líquidos).

Además, el hecho de que la sangre no avance hacia el corazón, dificulta la llegada de la sangre nueva oxigenada, por lo que los tejidos presentan una falta de oxígeno. Esto lleva como consecuencia una serie de síntomas:

  • Dolor
  • Piernas cansadas e hinchadas y pesadez en las mismas
  • Sensación de hormigueo y calambres
  • Picor en las piernas
  • Sensación de calor en las piernas
  • Alteraciones en la coloración de la piel, piel seca y dura
  • Aparición de varices y dilataciones venosas visibles
  • Edema (retención de líquidos en las piernas)

Todos estos síntomas que afectan a nuestros pies y piernas nos indican que es muy probable que tengamos problemas de circulación y que esto pueda ser un desencadenante de otras patologías más graves que afecten a nuestro organismo (trombosis, embolias, etc).

Problemas de circulación en verano, ¿qué los provoca?

Cada año, con la llegada del verano, aumenta el número de personas que tienen manifestaciones de mala circulación. Con la llegada de las altas temperaturas es inevitable que las venas se dilaten y los problemas circulatorios se acentúen.

También se produce una tendencia a acumular líquidos en las piernas (edema).

Evitar síntomas y saber cómo combatir la mala circulación

Prevenir que aparezcan problemas circulatorios no es siempre posible. Existen factores que no podemos modificar como la genética, estatura, sexo, etc. que influye de forma importante. No obstante, existen una serie de factores que influyen en la aparición de trastornos de la circulación como son:

  • Fumar, tomar alcohol y mucha cafeína. Son factores que no sólo afectan a la circulación sino que desencadenan otras enfermedades (hipertensión arterial, problemas respiratorios, etc.)
  • Dieta inadecuada. Tomar muchas grasas o alimentos elaborados y precocinados estimula la producción de colesterol, lo que conlleva a un empeoramiento de la circulación. El exceso de azúcar y sal son factores importantes.
  • No realizar ejercicio físico. También posee gran importancia, la falta de su práctica provoca que la bomba muscular no se active.
  • Vestir con ropa ajustada. La ropa muy ajustada (camisetas, mallas deportivas, pantalones vaqueros…) puede disminuir la circulación de la sangre, sobre todo en la región pélvica así como en miembros inferiores.
  • Estrés.
  • Deshidratación. La falta de agua en el organismo produce que la sangre circule con mayor dificultad.
  • Edad (a mayor edad peor circulación)
  • Enfermedades asociadas. Diabetes, enfermedades vasculares, etc.
  • Cambios hormonales. Durante la menstruación se puede provocar retención de líquidos.
  • Calor excesivo por altas temperaturas

Cómo evitar la retención de líquidos y mejorar tu circulación

Para tener claro cómo combatir la mala circulación es saber que la adopción de hábitos de vida saludables tiene un papel fundamental en el desarrollo o prevención de los trastornos circulatorios.

Ejercicio y cómo combatir la mala circulación

Existen unas recomendaciones basadas en la evidencia científica que pueden ayudar a la población con este trastorno circulatorio:

  • No permanecer mucho tiempo de pie o sentado. Es conveniente moverse y dar pequeños paseos a lo largo del día o efectuar movimientos circulares con los pies. En caso de viajes es bueno levantarse de vez en cuando y caminar unos minutos para favorecer el retorno venoso. Levantar las piernas cuando estemos tumbados.
  • Utilizar medias de compresión elástica para mejorar el retorno venoso.
  • Masajes ascendentes en las pantorrillas
  • Realizar deporte o ejercicio físico adecuado a cada persona. Caminar es el ejercicio más beneficioso para la circulación venosa, siempre que se practique regularmente y con un calzado apropiado.
  • Evitar las fuentes de calor. Se debe evitar tomar el sol en las piernas, depilación con cera caliente, caminar por suelos calientes, baños calientes, sauna, etc.
  • Refrescar las piernas con agua fría. Las duchas de agua fresca en las piernas activan la función venosa y alivian la sensación de pesadez y de dolor.
  • Evitar el estreñimiento. Una dieta rica en fibra, pobre en grasas y en algunos casos con la utilización de probióticos y suplementos de fibra, permiten combatir el estreñimiento y el sobrepeso, que tienen una influencia negativa sobre la circulación.
  • Dieta adecuada para evitar el sobrepeso. Un consumo limitado de grasas saturadas (mantequilla, carnes rojas) y un consumo adecuado de frutas y verduras mejoran el sobrepeso. Es saludable, reducir al mínimo el consumo de sal para retener menos líquidos y también el exceso de azúcar.
  • Buena hidratación. Una adecuada ingesta de líquidos permite mejorar la circulación y además es necesaria para complementar el efecto de la fibra y evitar el estreñimiento.
  • Utilizar ropa cómoda y calzado adecuado.

¿Qué tomar para mejorar la circulación y evitar retener líquidos?

Combate la mala circulación y retención de líquidos en verano: tratamiento como combatir mala circulacion - HeelEspaña

Dentro de los tratamientos farmacológicos, existen sustancias con efecto venotónico (vitis vinífera, oxerutina, rusco, castaño de indias, etc.), que contienen principios activos naturales (flavonoides) que reducen la fragilidad capilar y mejoran los síntomas. Pueden ser administrados de forma tópica, como geles y cremas, o bien de forma oral, como cápsulas y comprimidos.

No obstante, estos tratamientos son complementarios y antes de usarlos se debe consultar con un profesional sanitario.

El tratamiento mediante cirugía puede ser necesario en ciertos casos.

2 responses to “Combate la mala circulación y retención de líquidos en verano

  1. Tengo 39 años y llevo casi siete desde que se me hizo una úlcera en el tobillo ..he probado con todo y no se termina de cerrar..es más cuando está el frió está casi curada pero cuando llega la calor se me hace más grande.que consejo me dais para que se cierre ?

    1. Hola Ana Belén,
      Las úlceras cutáneas se pueden deber a distintos motivos y, dependiendo de su evolución, la forma de tratarlas es diferente.
      Una úlcera tan crónica debe tener un seguimiento muy estrecho por parte de su médico. Nuestro consejo es que siga al pie de la letra las recomendaciones de su médico y que consulte en cuanto la úlcera comience a abrirse. No espere a que empeore de forma importante y, además, comience las curas en el primer momento.
      Muchas gracias por ponerse en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *