Piernas cansadas | 6 consejos para aliviar el dolor

Hinchazón y pesadez son manifestaciones que pueden asociarse a las piernas cansadas.

No son los únicos: hormigueo, picor o varices son otros síntomas que aparecen en el contexto de la enfermedad venosa crónica, que afecta al 20-30% de la población adulta. Siguiendo varios consejos podremos prevenir o mejorar esos desagradables síntomas.

Manifestaciones de las piernas cansadas - HeelEspaña

¿Por qué se produce la sensación de piernas cansadas?

La función de las venas en el sistema circulatorio es recoger la sangre de todo el cuerpo para llevarla de vuelta al corazón. Aquí, vuelve a oxigenarse y sale a través de las arterias para irrigar, otra vez, a los tejidos. En el retorno de la sangre de las venas desde las piernas al corazón intervienen una serie de válvulas que consiguen impulsar la sangre hacia arriba.

Cuando existen fallos en estas válvulas es cuando se produce la insuficiencia venosa crónica, que provoca un aumento de la presión sanguínea en los vasos y, por tanto, una distensión de los mismos.

Síntomas de la insuficiencia venosa crónica

¿Por qué se producen las piernas cansadas? - HeelEspaña

Cuando se produce el fallo en el sistema de bombeo, la sangre se estanca, se dilata la vena y se manifiestan los primeros síntomas: hinchazón y pesadez. Pero cuando va pasando el tiempo y no se soluciona el problema, las venas pierden su capacidad de contención de la sangre y, entonces, aparecen las varices.

Algunos de los síntomas más habituales de la IVC son la sensación de pesadez en las piernas incluso al tumbarse. Y, otros síntomas son:

  • Sensación de hormigueo
  • Adormecimiento
  • Presión
  • Quemazón
  • Pinchazos, picor y palpitaciones
  • Cansancio
  • Calambres musculares

La sintomatología de la IVC suele intensificarse a lo largo del día, y empeora con el calor y con los tratamientos hormonales como los anticonceptivos orales.

Qué factores influyen en el síndrome de piernas cansadas

Existen una serie de factores que no se pueden evitar como:

  • La edad. El riesgo de padecer piernas cansadas aumenta con la edad.
  • Predisposición genética.
  • Antecedentes personales.
  • El estado hormonal. Particularmente, durante el embarazo, ya que provoca un aumento de la presión abdominal, y la menopausia.
  • El pie plano.

Sin embargo, existen una serie de factores que incrementan el riesgo de padecer el síndrome pero que son perfectamente evitables como son:

  • El sedentarismo. La inmovilidad frena el retorno sanguíneo al corazón.
  • El sobrepeso o la obesidad. Especialmente en mujeres, el aumento del tejido adiposo en las piernas anula la eficacia de la bomba muscular.
  • También el estreñimiento. Esto puede provocar un aumento de la presión abdominal.

6 consejos para el síndrome de piernas cansadas

Lo mejor es el cambio en el modo de vida. Tener una dieta sana y equilibrada y la realización moderada de ejercicio físico que favorezca la acción de las válvulas del sistema venoso a través de los músculos, la corrección de vicios posturales o la exposición excesiva al calor.

¿Cómo activar la circulación de las piernas?

Además, en la actualidad existen tratamientos poco agresivos como son el uso de medias de compresión que favorecen el retorno venoso. También existen geles con extractos naturales vegetales que ayudan a disminuir los síntomas de las piernas cansadas.

Pero, para aliviar, el síndrome de piernas cansadas, es recomendable seguir estos 6 consejos:

  1. Mantener las piernas en alto. Cuando estés sentado, coloca las piernas a una altura superior al nivel del corazón. Si tienes que estar encamado, lo mejor es que muevas las piernas y elevar los pies de la cama para mejorar la circulación de retorno.
  2. Duerme con las piernas levantadas. Por lo menos, unos 10-20 centímetros. El uso de un cojín te puede ayudar.
  3. Evita que tus piernas estén cerca de alguna fuente de calor como alguna estufa o radiador. Pero también hay que evitar la exposición excesiva al sol.
  4. Haz ejercicio. El deporte mejora la circulación. Realizar actividad física, por pequeña que sea, siempre será beneficioso. Caminar, nadar o pedalear durante media hora o una hora es muy beneficioso.
  5. Evita la ropa ajustada. Olvídate de fajas o calcetines que compriman y dificulten la circulación. Es más recomendable utilizar prendas amplias y de tejidos naturales. Tampoco es recomendable usar zapatos de tacón alto. Mejor el calzado ancho y cómodo.
  6. Evita el sobrepeso y el estreñimiento. Para ello, es recomendable seguir una dieta baja en calorías y rica en fibra.

¡Y no te olvides de la dieta!

Para prevenir las molestias y mejorar la circulación en las piernas cansadas se recomienda:

  • Seguir una dieta sana y equilibrada. Hay alimentos que tonifican la pared venosa evitando su dilatación excesiva y facilitando el retorno dela sangre desde las piernas al corazón. Algunas también disminuyen el edema e hinchazón de los tejidos y activan la circulación. Frutos como los arándanos, las cerezas y las moras poseen estas propiedades.
  • Además, la ingesta de gran cantidad de frutas y verduras proporcionan las cantidades de vitaminas y minerales (selenio, cobalto, manganeso, etc.) adecuadas para prevenir y mejorarla insuficiencia venosa crónica (IVC).
  • Es fundamental una buena hidratación. Consumir una cantidad de líquido adecuada consigue prevenir la aparición de complicaciones.
  • Por supuesto, olvídate de fumar y evita el consumo de alcohol y otras sustancias tóxicas.
  • Caminar, subir escaleras, nadar y montar en bicicleta son algunos de los ejercicios más indicados para mejorar la circulación en las piernas. Y es que la actividad muscular es el mejor motor para impulsar la sangre hacia el corazón.

Evita las piernas cansadas con estos consejos - HeelEspaña

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

2 responses to “Piernas cansadas | 6 consejos para aliviar el dolor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *