Alteraciones Metabólicas | Probióticos y Tratamiento

Las enfermedades metabólicas más frecuentes son las dislipemias (cifras elevadas de colesterol y/o triglicéridos), obesidad, diabetes y la hipertensión arterial. Ello incrementa el riesgo de un ataque cardiovascular.

La obesidad o el sobrepeso y las alteraciones metabólicas relacionadas con ellas constituyen, hoy en día, uno de los principales problemas de salud. Todo ello conlleva un mayor riesgo cardiovascular.

Peligro del síndrome metabólico

Prevención de las alteraciones metabólicas

Estas alteraciones son el resultado de una combinación entre la predisposición genética y un estilo de vida sedentaria, combinado una dieta inadecuada.

Esta situación es la que dispara la cascada de alteraciones en el metabolismo. Por tanto, la primera medida de prevención será la modificación del estilo de vida:

  • Mejorar la alimentación: aumentando el consumo de frutas, verduras y hortalizas; controlar el consumo de azúcares y sal. Evitar los alimentos fritos y el exceso de grasas.
  • Beber agua y limitar el consumo de refrescos azucarados y alcohol.
  • Hacer ejercicio regularmente y evitar el sedentarismo.
  • Mejorar la calidad del sueño, respetando unos horarios de sueño.

Relación entre microbiota y alteraciones metabólicas

El papel de la microbiota en estas alteraciones del metabolismo ha sido ampliamente estudiado en los últimos años. Ya son muchas las publicaciones que confirman esta relación. Eso sí, aun se necesitan más estudios para esclarecer todos los mecanismos implicados.

Ya son muchas las publicaciones que confirman esta relación. Aunque se necesitan más estudios para esclarecer todos los mecanismos implicados, ya hay varias investigaciones que han demostrado que existen diferencias en la microbiota de individuos normopesos y de individuos obesos o con sobrepeso. Estas diferencias parecen estar fundamentalmente en la alteración de la relación de Firmicutes/Bacteroidetes.

Algunos estudios han demostrado el papel de la dieta en la composición de la microbiota intestinal.

La dieta podría justificar hasta el 57% de la variación de la microbiota intestinal mientras que la genética no explicaría más del 12% de estos cambios.

Por ello, no es de extrañar que el interés actual de muchos investigadores se centre en la microbiota. Son ya numerosas enfermedades y afecciones que se saben relacionadas con diferentes desórdenes a nivel de poblaciones bacterianas intestinales.

En el caso de la obesidad, y como ya hemos mencionado, ha quedado totalmente probado que el patrón de la microbiota de los obesos difiere significativamente del patrón microbiano de los individuos no obesos.

Papel de los probióticos en el metabolismo

Volvemos a insistir porque es clara la evidencia que asegura que la proporción de las poblaciones bacterianas que conforman la microbiota intestinal es diferente en individuos obesos y no obesos.

Este hecho lleva a la hipótesis de que variando estas poblaciones se podría llegar a una situación más fisiológica.

Para ello, la administración de determinadas cepas probióticas puede contribuir a modular el metabolismo y, por tanto, normalizar determinados parámetros.

Entonces, ¿son útiles los probióticos en el metabolismo?

A partir de esta premisa, se desarrollan múltiples trabajos que tratan de dilucidar si los probióticos pueden ser útiles en el tratamiento de determinados desórdenes metabólicos.

El objetivo también es conocer cuáles son los mecanismos por los que estas bacterias tienen un efecto positivo en la obesidad y sus enfermedades relacionadas.

Las recientes investigaciones sugieren que la manipulación de la composición de la microbiota intestinal puede ser una nueva aproximación en el tratamiento de la obesidad. En concreto y especialmente, el uso de bifidobacterias.

Las bifidobacterias son habitantes normales de la microibota intestinal. Su presencia en el intestino está más relacionada con estados de no obesidad. Por otro lado, la presencia de lactobacilos puede asociarse a estados de obesidad y de delgadez.

Los prebióticos, los probióticos y la alimentación

¿Cómo podemos mejorar estas alteraciones metabólicas con la alimentación?

El tratamiento y el control de las alteraciones metabólicas pasa por la modificación de los hábitos de vida. Por supuesto, la mejora en la dieta influye mucho.

La dieta mediterránea, definida como una dieta saludable, se caracteriza por un elevado consumo de verduras, legumbres, frutas, frutos secos, cereales integrales y aceite de oliva.

Por supuesto, es una dieta baja en el consumo de grasas saturadas, moderada-alta en la ingesta de pescado y moderada-baja en el consumo de leche y queso.

También se caracteriza por la baja ingesta de carne roja y una moderada y regular ingesta de vino con las comidas.

Además, ciertos minerales como el magnesio, calcio, potasio, cinc o cromo disminuyen la resistencia a la insulina. Por tanto, se relaciona con la disminución del riesgo de desarrollar alteraciones metabólicas.

Por supuesto, en una dieta equilibrada no debe faltar la ingesta de fibra.

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

2 responses to “Alteraciones Metabólicas | Probióticos y Tratamiento

    1. Hola Ludmila,
      Lo más indicado es tomar una cápsula al día, preferentemente por la mañana con el desayuno. Consulta con tu médico o farmacéutico si estás tomando otra medicación.
      Gracias por tu confianza.

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info