Problemas digestivos por estrés y ansiedad

Todos hemos sentido un cosquilleo en el estómago cuando hemos tenido un examen, un evento que nos apetecía mucho o una primera cita. Parece que los nervios se nos agarran al estómago. Es algo normal.

Pero, ¿es habitual que ese cosquilleo provoque molestias abdominales y desórdenes en el funcionamiento del aparato digestivo? Cuando la ansiedad o el estrés se acentúan y prolongan en el tiempo puede suceder.

De hecho, es bastante frecuente padecer problemas digestivos por estrés y ansiedad, pero queremos ¿hasta qué punto son perjudiciales para la salud?

Por qué hay problemas digestivos por estrés y ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es parte normal de la vida y constituye una respuesta habitual a situaciones cotidianas del día a día. Ante una señal o amenaza de peligro, se produce una reacción que nos ayuda a enfrentarnos y responder.

Así, cierto grado de ansiedad, es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias diarias. Puede ser, como comentábamos, preparar un examen, ir a una entrevista de trabajo o tener que hablar en público.

¿Qué síntomas tiene la ansiedad?

La ansiedad es una emoción. Suele ir acompañada de reacciones corporales tales:

  • Inquietud o impaciencia
  • Fatiga
  • Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Alteraciones del sueño
  • Temblores, sudoración y olas de calor

En esta ocasión, nos centraremos en los problemas digestivos que pueden surgir como consecuencia de la elevación del nivel de estrés y ansiedad.

Cuáles son los problemas digestivos por estrés y ansiedad

Debido a la ausencia de estudios claros, se desconoce el motivo por el que el estrés o la ansiedad, pueden producir o empeorar síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea, hinchazón, náuseas o pesadez. Pero, es cierto que cuando pasamos épocas de mucho estrés, es habitual sentir digestiones pesadas o retortijones.

Los trastornos digestivos se pueden definir como una combinación variable de síntomas gastrointestinales persistentes. Su incidencia y prevalencia son diversas, dándose más en las mujeres la aparición de dolor crónico abdominal, estreñimiento o síndrome del intestino irritable. En los hombres, es más frecuente la aerofagia y el meteorismo.

Hinchazón abdominal

Evita el estreñimiento con dieta sana

Se define como la presencia de una sensación recurrente de distensión o signos de distensión abdominal visible.

Su tratamiento consiste en cambios en el estilo de vida: dieta, ejercicio y modulación de la microbiota. Pero, además, este tratamiento incluye la valoración psicológica y la realización de exámenes de detección de factores psicológicos que puedan estar contribuyendo a sus síntomas.

Estreñimiento

Problemas digestivos por estrés y ansiedad: factores estrenimiento - HeelEspaña

Nuestro día a día, el estrés y muchas horas fuera de casa trabajando, hacen que nos alimentemos de manera poco adecuada. Salimos del paso con comida rápida o precocinada.

No bebemos agua y no encontramos el momento para defecar. Todo ello repercute en nuestra microbiota intestinal que, por supuesto, se ve afectada provocando, entre otros problemas como es el estreñimiento.

El estreñimiento es un trastorno caracterizado por una disminución del número de deposiciones o existencia de esfuerzo o dificultad excesiva para expulsar las heces.

Es por ello que un considerable número de pacientes con estreñimiento responderán con la modificación de sus hábitos, alejarse del estrés y con una serie de medidas higiénico dietéticas, como la ingesta de suficiente fibra o hidratación adecuada. Además, se debe incluir la realización de ejercicio físico.

Diarrea

Cuidados: cómo cortar la diarrea - HeelProbiotics - HeelEspaña

En momentos puntuales podemos padecer diarrea cuando nos sentimos estresados o cuando vamos a vivir una situación que nos genera ansiedad. Pero se puede controlar todo ello. De hecho, es un trastorno frecuente que aparece cuando tenemos problemas de ansiedad.

La diarrea se define como la presencia de heces acuosas, poco compactas y aumenta el número de deposiciones. Se considera una condición crónica (continua o prolongada), cuando estas alteraciones se presentan durante más de 4 semanas.

Por tanto, y como medidas generales, tenemos que reponer urgentemente los líquidos y electrolitos eliminados por las heces, mediante la rehidratación a base de agua, glucosa y electrolitos, y también se debe instaurar una dieta astringente. Por supuesto, hay que decir adiós a la ansiedad y estrés.

El estrés y la ansiedad no solo afecta a la salud digestiva

Ya hemos comentado que son varios los síntomas que padecen las personas que sufren ansiedad y estrés. Nos hemos centrado en los problemas digestivos. Pero no son los únicos, como veremos a continuación.

El insomnio

La ansiedad va a influir y condicionar nuestro sueño, tanto para conseguir dormir como para mantener un sueño reparador.

Podemos llegar a asegurar que un estado de ansiedad de una intensidad moderada produce casi invariablemente dificultad para conciliar el sueño.

Al mismo tiempo, si no conseguimos dormir nos provoca ansiedad porque pensamos en las consecuencias que tendremos al día siguiente si no dormimos. Esto cierra un círculo vicioso que empeora las condiciones para conciliar el sueño.

¿Cómo evitar los problemas digestivos por estrés y ansiedad?

Poniendo en práctica una serie de consejos podremos controlar ciertos momentos de estrés que vivimos en el día a día y evitar, así, que nos compliquen nuestra salud gastrointestinal. ¿Cuáles son?

  • Desarrollo de un buen estado físico. Para prevenir el estrés y la ansiedad es aconsejable la realización de ejercicio de manera habitual. En general, el ejercicio aumenta la resistencia física del individuo a los efectos del estrés pero, además, aumenta la resistencia psicológica. La realización de ejercicio nos obliga a desplazar la atención de los problemas psicológicos y nos permite el descanso y la recuperación de la actividad mental desarrollada anteriormente.
  • Dieta adecuada. Tener buenos hábitos alimentarios, que condicionan el estado nutricional del individuo,  constituye una medida aconsejable para la prevención del estrés. Para ello, no hay que saltarse ninguna comida. Hay que incluir más cantidad de frutas, verduras, pescados, carnes magras y legumbres, y reducir los alimentos procesados como los ricos en harinas blancas o grasa de animales saturadas.
  • La distracción y el buen humor. Además de facilitar desviar la atención de los problemas, como ocurre con el ejercicio físico, contribuye a relativizar la importancia de esos problemas. Lo que hoy parece negro mañana será menos negro. No es bueno tomarse las cosas tan en serio. Hay que reír y tener una visión positiva de las cosas y las situaciones.
  • Apoyo social y jerarquía de valores. Las relaciones sociales con otros individuos puede resultar una gran ayuda. La familia, los hijos o los amigos deben ocupar lugares primordiales en nuestra vida. Revisar nuestra jerarquía de valores será básico.
  • ¡Aprende a perder el tiempo! Si tu estrés está motivado por las prisas del día a día, de este mundo loco que nos envuelve, dedica tiempo a los demás. Puede que no te dé dinero, pero si conseguirás mucho cariño. O dedícate al hobby que más te distraiga. Leer, ver series, escuchar música son actividades que te “harán perder tiempo” de manera muy positiva.

Conoce los problemas digestivos por estrés y ansiedad

 

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-del-hospital-general-325-articulo-trastornos-funcionales-digestivos-X0185106311907333
https://www.sabervivirtv.com/medicina-general/enfermedades-trastornos-causados-por-estres-ansiedad_41

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.