Qué es un probiótico y cómo puede ayudar a tu salud intestinal

Hoy toca… ¡Aclarar conceptos!

Así es, cada vez se habla más de microbiota, de la necesidad de cuidarla, de modificar algunos hábitos poco saludables, de bacterias beneficiosas, disbiosis, simbiótico, en definitiva, numerosos aspectos que debemos tener meridianamente claros cuando queremos entender la salud en mayúsculas.

Saber qué es un probiótico, es una de las claves fundamentales para conocer este “micro universo”.

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?
Realizar test

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?

Empecemos por definir la microbiota y, a partir de ahí, sacaremos conclusiones…

La microbiota es la comunidad de microorganismos que colonizan un determinado medioambiente, estableciendo relaciones entre sus componentes que conducen a un equilibrio dinámico entre todos ellos, que hace que permanezca prácticamente constante en ausencia de factores alterantes externos.

Por otro lado, el microbioma se define como el conjunto de todos los genes que albergan los componentes de una determinada microbiota, junto con sus metabolitos.

En ocasiones, se confunden o se usan indistintamente estos dos conceptos.

 

Cepa probióticas buenas

Soy una bacteria, con residencia en…

La composición de la microbiota incluye diferentes organismos entre los que se encuentran bacterias, arqueas, hongos e incluso virus, siendo el grupo de las bacterias el más conocido y estudiado, hasta el momento.

Estos microorganismos se agrupan formando comunidades que pueden ser muy sencillas o extremadamente complejas al incluir una gran variedad de especies, géneros y familias.

Ejemplos de comunidades microbianas los podemos encontrar en diferentes medios como el mar, los suelos agrícola y forestal y, por supuesto, el cuerpo humano.

En el caso concreto del ser humano, cada uno de los entornos naturales de nuestro cuerpo sirve de hogar a un determinado grupo específico de microorganismos. Estos hábitats son, fundamentalmente, la piel, las vías respiratorias, el tubo digestivo, la glándula mamaria, el tracto urinario y la vagina.

La diversidad más amplia la tenemos en el aparato digestivo y aquella zona con menor diversidad corresponde a la vagina. Esta gran variedad se asocia con una enorme abundancia, de hecho, se calcula que el número de bacterias asciende a 1014, lo que supone unas tres veces más que el número de células que componen nuestro cuerpo, 1013 hongos, un número indeterminado de arqueas y protozoos y, por último, el número de virus que pueden ser hasta cinco veces más que el número de bacterias.

Es importante destacar que los diferentes hábitats del ser humano no son estancos o independientes, sino que están en comunicación y pueden compartir micro habitantes. Esto puede resultar complicado a la hora de conocer con exactitud el origen de una especie concreta.

 

Tenemos bacterias buenas

¡Vamos a llevarnos bien!

Los componentes de estas microbiota establecen relación entre ellos, pero también se relacionan con el organismo colonizado, llegando a ser imprescindibles para que el hospedador sobreviva.

La relación que se establece entre el hospedador y todos los componentes de su microbiota es una relación simbiótica que puede ser de tres tipos diferentes:

  • Mutualista

Se produce cuando el organismo hospedador obtiene un beneficio por la asociación

  • Comensal

En este caso no existe ni beneficio ni perjuicio para el hospedador. Si nos ceñimos exactamente a la definición, no se trata de un proceso real, ya que siempre se establece algún tipo de rédito positivo o negativo para el hospedador.

  • Parasitario

Se trata de la relación más perjudicial para quien acoge, ya que supone consecuencias negativas.

En el caso de la microbiota humana, la relación es, en términos generales, de carácter mutualista, puesto que los microorganismos nos benefician en diferentes aspectos.

Solamente, en situaciones específicas como las derivadas de una enfermedad grave, un traumatismo o una alteración de la respuesta inmune, puede darse el caso de que alguno de los componentes de nuestra microbiota se comporte como patógeno oportunista y dé lugar a una infección.

 

 

Soy muy pequeñita, pero tengo posibilidad de ayudarte en muchas cosas

La microbiota autóctona nos proporciona beneficios de una manera constante pero que, en la mayoría de los casos, pasa desapercibida. Las funciones que cumple son tan importantes que sin ellas el ser humano no podría sobrevivir:

  • Contribuye a una buena digestión de los alimentos y a absorber los nutrientes de estos
  • Previene molestias digestivas e intestinales como el estreñimiento, diarrea, hinchazón abdominal y flatulencias, entre otros.
  • Ayuda a mantener sano el sistema inmunológico
  • Previene la aparición de infecciones bacterianas y virus que nos pueden provocar enfermedades.
  •  Incluso ayuda a prevenir algunas alergias…

Estos beneficios se llevan a cabo gracias a la relación existente entre bacterias intestinales, mucosa intestinal y microorganismos y antígenos exógenos, ya que la presencia de bacterias induce activación, proliferación y desarrollo completo del sistema inmunológico.

Es de entender que el equilibrio existente entre bacterias intestinales y agentes externos debe ser impecable ya que un desequilibrio o disminución cuantitativa y cualitativa de la microbiota, haría que aparecieran síntomas e incluso enfermedades digestivas.

 

Que es un probiótico

Cuando no pueda… ¡Alguien podrá echarme una mano!

Son muchos los factores que pueden afectar a la microbiota dando lugar a una disbiosis. La disbiosis es una alteración en la composición de la microbiota por la que aumenta la proporción de especies habitualmente minoritarias o se produce una disminución en la diversidad microbiana.

La alteración del equilibrio existente puede deberse al estrés, una dieta desequilibrada, la edad, el uso de antibióticos y otros medicamentos, alergias o intolerancias alimentarias…

En estos casos, los probióticos pueden ser una opción imprescindible para recuperar la microbiota alterada porque van a contribuir a controlar la sintomatología asociada a enfermedades digestivas como la diarrea, el estreñimiento, la celiaquía y otras patologías.

La definición más actualizada de probióticos es la que dice que son aquellos microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del hospedador.

El proceso que abarca dese la selección inicial de cepas microbianas como probióticos hasta su comercialización en productos beneficiosos para la salud debe implicar a múltiples sectores, que incluyen científicos, clínicos, tecnológicos, normativos, económicos y comunicativos. Es necesario por tanto que se constituya un marco científico, técnico y social integrado por estos sectores y por las relaciones que deben establecer entre ellos para que el conocimiento generado sobre probióticos se traduzca en productos que supongan un beneficio para la sociedad.

La línea de simbióticos de MedibiotiX lo tiene claro…

La microbiota intestinal, base de una salud de hierro

BIBLIOGRAFÍA
https://www.researchgate.net/publication/322124132_Microbiota_intestinal_probioticos_y_prebioticos

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info