Piernas hinchadas en verano | Causas y recomendaciones

Sentir las piernas hinchadas o retención de líquidos, son dos de los síntomas más comunes con la llegada las altas temperaturas.

Con la llegada del verano se modifican algunos de nuestros hábitos, tendemos al sedentarismo, descuidamos nuestra dieta, hacemos viajes largos (lo que implica muchas horas en una misma posición), etc. Por ello es más habitual es más habitual padecer problemas de circulación.

Cuida de las piernas hinchadas en verano

¿Por qué se me hinchan las piernas?

Las venas son las encargadas de devolver la sangre al corazón, en contra de la gravedad y ayudada por la tonicidad y elasticidad de las mismas y unas válvulas que impiden que esa sangre no oxigenada se estanque en esos espacios entre válvulas.

La pérdida de elasticidad y el aumento de permeabilidad de las paredes de las venas provocan la extravasación de líquido.

La hinchazón de piernas o edema periférico es un síntoma que se produce por la acumulación anormal de agua en los tejidos de las extremidades inferiores.

Otros factores que influyen en la hinchazón de piernas

El volumen total del agua de nuestro organismo corresponde aproximadamente a un 60% de nuestro peso y se encuentra distribuido en dos espacios: dentro de las células del organismo, denominado líquido intracelular y fuera de las células del organismo que se denomina líquido extracelular.

Minerales como el sodio y el potasio intervienen en la regulación del volumen de líquido celular. Un aumento brusco de sodio en plasma (producida por una ingesta excesiva de sal) hace que el agua salga de las células y se produzca la retención de líquidos.

Si a esto añadimos una alteración en la fisiología del sistema vascular, esa acumulación excesiva de líquido en los tejidos, en general, y en las piernas en particular, empeorará.

 

 

Hay situaciones y causas, y más en verano, que pueden influir y aumentar la popularmente conocida “retención de líquidos” como:

  • El calor
  • El sedentarismo
  • El sobrepeso
  • Personas con cierto grado de insuficiencia venosa (varices) o linfática (linfedema)
  • El embarazo, menstruación o menopausia (consecuencia de las fluctuaciones hormonales)

Medidas beneficiosas para cuidar las piernas hinchadas en verano

No obstante, aunque se puede considerar una situación común durante la época estival, el edema de las piernas puede indicar el inicio de un problema que requiera atención médica, sobre todo si la persona tiene problemas cardiovasculares conocidos, problemas renales o hepáticos, tratamientos antihipertensivos o antecedentes de trombosis venosa.

También es necesario un diagnóstico y tratamiento médico si la hinchazón se prolonga en el tiempo, no mejora con medidas sencillas posturales o se produce un aumento repentino de la misma.

Igualmente, es indicio de que algo no va bien cuando las piernas con edema duelen al caminar o al comprimirlas con la mano, existen zonas de la piel calientes o enrojecidas o si existe alguna lesión con salida de contenido líquido.

¿Es más habitual padecer piernas hinchadas en verano?

Esta dolencia suele agudizarse en verano o manifestarse solo en esta época.

El calor dilata las venas y hace que sus paredes pierdan elasticidad. Esto hace más difícil la función de bombear la sangre desde las piernas hacia el corazón.

No obstante, una hinchazón esporádica nada tiene que ver con tener las piernas hinchadas habitualmente ya que en este último caso puede haber detrás otros problemas que habrá que prestar especial atención.

Medidas para evitar piernas hinchadas en verano

¿Algunas recomendaciones para aliviar las piernas hinchadas en verano?

Se calcula que más de las 2/3 partes de las mujeres que tienen más de 35 años padecen piernas hinchadas por el calor.

Consejos de prevención de las piernas hinchadas en verano

En la mayoría de los casos, siguiendo estas claves para aliviar las piernas hinchadas por el calor puedes conseguir buenos resultados:

  • Reduce la ingesta de sodio.La OMS recomienda la ingesta de menos de 5g de sal al día, el problema es que en verano se abusa, por comodidad, de las comidas procesadas lo que eleva mucho la ingesta diaria de sodio. Compensa aumentando la ingesta de potasio, comiendo frutas y verduras.
  • Hidrátate correctamente. Pero no vale “voy a reducir la ingesta de agua porque retengo líquidos”. All contrario, una buena hidratación mejora el drenaje.
  • Muévete, nada, baila, camina. Favorecerá el retorno venoso y el alivio correspondiente.
  • Evita posiciones estáticas de manera prolongada, y eso es complicado en trayectos en tren, avión, coche o barco. Procura parar o moverte unos 20 minutos por cada 2 horas de viaje.
  • En la playa, aprovecha para dar un paseo por la orilla. El agua fría, el oleaje y el acto mismo de caminar por la arena estimularán la circulación. Estas medidas son igual de válidas si no estás en la playa. Es decir, camina y recurre a los baños de contraste.
  • Un momento para ti. Después de la ducha aplícate geles refrescantes con masajes ascendentes de los tobillos al muslo para activar la circulación.
  • Recurre a productos que contengan, por ejemplo, extracto seco de hojas de vid roja. Proporciona un efecto vasoprotector, venotónico y antioxidante y que ayudará a mejorar la circulación periférica.

Asegúrate un verano saludable, ¡cuida tus piernas!

BIBLIOGRAFÍA
https://www.cgcom.es/sites/default/files/guia_venosa.pdf
https://www.fbbva.es/microsites/salud_cardio/mult/fbbva_libroCorazon_cap61.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info