Rinosinusitis en invierno ¿cómo podemos tratarla?

Un año más, frío, lluvia, ambientes cargados y… ¡Horror! La recurrente rinosinusitis. Ya no sé cómo deshacerme de ella. Lo he probado prácticamente todo… ¡Me encanta el invierno!

La rinosinusitis es uno de los problemas más comunes de consulta en atención primaria y otorrinolaringología.

Se trata del proceso crónico más común en adultos jóvenes menores de 45 años y la segunda enfermedad más frecuente después de la hipertensión arterial en el caso de las personas entre los 45 y 65 años.

Curiosamente la prevalencia de la rinosinusitis ha aumentado más que la de la artritis o la hipertensión arterial. Concretamente, en Europa, la población afectada está entre el 5 y el 15%.

¿Por qué es más frecuente en invierno?

La experiencia clínica indica que en invierno se concentra la mayor parte de los casos de rinosinusitis, llegando a alcanzar una frecuencia de hasta un 10-20% superior de la que ocurre en verano.

Esto lleva a relacionarlo con los resfriados. El resfriado común es de origen viral (aunque puede sobreinfectarse y progresar a una sinusitis de origen bacteriano) y se da con mayor frecuencia en invierno.

Es en los meses de invierno cuando esta patología aumenta. Además, el hecho de que se incremente la contaminación ambiental y las reuniones interpersonales hace que la respuesta local inmune de la nariz se vea afectada, lo que facilita que los virus o bacterias se puedan adherir a este órgano.

Las rinosinusitis pueden ser agudas o crónicas. Lo más habitual es que las rinosinusitis durante la estación de invierno sean las agudas.

 

Proteger nuestra nariz

¡Tiene narices el asunto!

La nariz es el órgano del olfato situado en el centro de la cara. La parte interna de la nariz se encuentra por encima del techo de la boca. La nariz está formada por:

  • El meato externo: proyección de forma triangular localizada en el centro de la cara.
  • Los orificios nasales: Dos cámaras divididas por el tabique nasal.
  • El tabique nasal: formado principalmente por cartílago y hueso y recubierto por membranas mucosas. El cartílago también le da forma y soporte a la parte externa de la nariz.
  • Las fosas nasales: conductos recubiertos por una membrana mucosa y diminutos pelos (cilios) que ayudan a filtrar el aire.
  • Los senos paranasales: cuatro cavidades llenas de aire, también recubiertas por una membrana mucosa.

Los senos paranasales, unos huecos a tener en cuenta

Los senos paranasales son cavidades o bolsas llenas de aire, cerca de las fosas nasales. Al igual que en las fosas nasales, los senos paranasales están revestidos por membranas mucosas. Existen cuatro tipos diferentes de senos paranasales:

  • El seno etmoidal: ubicado dentro del rostro, alrededor de la zona del puente de la nariz. Ya se encuentra desarrollado al nacer y luego sigue creciendo.
  • El seno maxilar: ubicado dentro del rostro, alrededor de la zona de las mejillas. También se encuentra desarrollado en el momento del nacimiento y luego seguirá creciendo.
  • El seno frontal: ubicado dentro del rostro, alrededor de la zona de la frente. No empieza a desarrollarse hasta aproximadamente los 7 años.
  • El seno esfenoidal: ubicado en la profundidad de la cara, detrás de la nariz. Por lo general, no se desarrolla hasta la adolescencia.

 

Mucosidad

¿Tienen alguna función estas cavidades?

Aunque sean estructuras huecas y, por ese motivo, pueda pensarse que no tienen ninguna función, los senos paranasales contribuyen a:

  • Disminuir el peso de la parte frontal del cráneo, especialmente de los huesos de la cara. La forma del hueso facial es importante, como punto de origen e inserción de los músculos encargados de la expresión facial.
  • Aumentar la resonancia de la voz.
  • Proteger las estructuras intraorales e intracraneales en caso de golpes ya que contribuyen a absorber parte del impacto o algún choque.
  • Contribuir a la secreción de mocos.
  • Humedecer y calentar el aire inhalado.
  • Equilibrar la presión en la cavidad nasal durante los procesos que cursen con cambios de presión como los estornudos o los ascensos o descensos bruscos de altitud.

Los senos paranasales están afectados en más del 80% de los pacientes que presentan resfriado común.

 

 

¿Rinitis, sinusitis o rinosinusitis?

La inflamación de la mucosa nasal se llama rinitis. Los síntomas incluyen estornudos, goteo nasal y/o picor de nariz. Estos síntomas son consecuencia de la irritación y congestión en la nariz.

Hay dos tipos de rinitis: la rinitis alérgica y la no alérgica.

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales debida a una alergia o a una infección vírica, bacteriana o fúngica.

Estudios recientes realizados por especialistas definen la asociación entre la rinitis y la sinusitis. Han concluido que la sinusitis está, a menudo, precedida por la rinitis y raramente ocurre sin rinitis concurrente.

Más importante aún, en la tomografía computarizada los resultados han demostrado que los revestimientos de la mucosa de la nariz y los senos son a la vez los que participan en el resfriado común (anteriormente, se creía que solo afectaba a las fosas nasales). Por tanto, los otorrinolaringólogos al reconocer la interrelación entre las fosas nasales y los senos paranasales se refieren a la sinusitis como rinosinusitis.

En definitiva, la rinitis y la sinusitis coexisten en la mayoría de los individuos.

 

Rinosinusitis como me afecta

¿Con qué síntomas tengo que convivir?

La rinosinusitis crónica y la aguda tienen signos y síntomas similares, pero la rinosinusitis aguda es una infección temporal de los senos paranasales que suele asociarse con un resfriado. Los signos y síntomas de la rinosinusitis crónica son más prolongados y recurrentes que suelen causar más fatiga. La fiebre no es un signo frecuente de la rinosinusitis crónica, pero sí se puede presentar en casos de reagudización.

Entre los síntomas y signos más frecuentes hay que destacar:

  • La obstrucción o congestión nasal
  • La rinorrea anterior o posterior, frecuentemente mucopurulenta
  • Enrojecimiento o hinchazón facial a nivel de mejillas
  • Mal aliento
  • Dolor o sensación de presión facial y/o cefalea
  • Pérdida total o parcial del sentido del olfato
  • Dolor de garganta, tos y cambios en la voz

La rinosinusitis aguda puede estar causada por más de 200 virus diferentes. Entre ellos los más frecuentes son los rinovirus (25-80%), seguidos de los coronavirus (10-20%), el virus influenza-gripe (10-15%) y el adenovirus (5%). En un 20-30% de los casos no se llega a detectar ningún virus.

 

Síntomas de la sinusitis

 

Cuando los síntomas empeoran a los 5 días o persisten más allá de 10 días se habla de rinosinusitis bacteriana aguda. Se trata de la sobreinfección bacteriana de una mucosa afectada por una infección vírica aguda o resfriado común. Según el consenso europeo sobre rinosinusitis y pólipos nasales (EPOS2012) las especies bacterianas que se aíslan con mayor frecuencia son Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moxarella catarrhalis.

Por último, hay que destacar que no se sabe a ciencia cierta el papel de los microorganismos en el desarrollo de esta patología a su forma crónica, ya que están presentes en los cultivos que se realizan en estos perfiles de pacientes.

¿Qué puedo hacer con la rinosinusitis en invierno?

La rinosinusitis, en un porcentaje elevado, se resuelve espontáneamente, por lo que el tratamiento se basa en el control sintomático. Para ello, puede ser interesante tomar las siguientes medidas:

  • Descansar, ya que ayuda al organismo a combatir la inflamación y una rápida recuperación.
  • Mantener la hidratación adecuada para favorecer el drenaje del moco acumulado.
  • A nivel local también es importante la hidratación, realizando vahos de agua caliente.
  • Aplicar compresas tibias en la cara, para aliviar el dolor facial asociado a la rinosinusitis.
  • Al dormir, procura que sea con la cabeza ligeramente elevada para drenar el moco que responsable de la congestión
  • Evita el consumo de alcohol porque favorece la deshidratación y puede empeorar la inflamación del revestimiento de los senos paranasales y la nariz.
  • El tabaco y los contaminantes ambientales influyen de manera directa en el agravamiento de los síntomas, así que mantente alejados de ellos.
  • Realizar lavados nasales. Posteriormente, se puede recurrir a productos de venta en farmacias como soluciones hipertónicas suaves, de aplicación nasal y que contienen como principal componente el chitosan vegetal que ayuda, de manera eficaz y segura, a la eliminación del moco acumulado.

Seguro que estos consejos irán de narices

 

 

 

BIBLIOGRAFIA
https://seorl.net/PDF/Nariz%20y%20senos%20paranasales/052%2-%20PATOLOG%C3%8DA%20INFLAMATORIA%20DE%20LAS%20FOSAS%20NASALES%20RINITIS%20AGUDAS%20Y%20CR%C3%93NICAS.%20RINITIS%20ESPEC%C3%8DFICAS.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Invierno