Terrores nocturnos en la infancia: alteración del sueño para toda la familia

Los terrores nocturnos son trastornos del sueño en los que el niño se despierta rápidamente de su sueño aterrorizado. El suceso ocurre durante la fase de sueño profundo en las primeras horas de la noche. Se puede despertar gritando y, con frecuencia, asustado y confundido. El episodio suele durar de 10 a 20 minutos y cuando cesa, el niño generalmente vuelve a dormirse. Normalmente, a la mañana siguiente, no suele recordar lo sucedido por la noche (*)

Causas

Las causas más frecuentes con las que se relacionan los terrores nocturnos son:

  • Antecedentes de este problema en la familia: El 80% de los niños con terrores, tiene algún familiar con este problema.
  • Desarrollo inmaduro del cerebro: Pueden reflejar etapas del desarrollo en el que el cerebro aún es inmaduro, y por eso el niño tiene dificultad para salir completamente del sueño muy profundo o despertarse.
  • La fiebre o ciertos medicamentos.
  • La falta de sueño o tener horarios de sueño irregulares

Frecuencia

Son muy frecuentes en la infancia. Se calcula que un 40% de las personas han tenido en su infancia algún episodio, pero muy pocas siguen sufriéndolos en la etapa adulta. De hecho, la mayoría de las veces, se da en niños sanos alcanzando su mayor frecuencia a los 11 años y desaparece a medida que el niño crece, en torno a los 12-15 años.

Consecuencias

  • Insomnio: Si el niño se despierta de noche porque ha tenido una pesadilla, puede resultarle difícil volver a dormirse, lo que altera el descanso nocturno.
  • Somnolencia diurna

(*) ASENARCO, Asociación Española del Sueño

 

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias:
Descanso sano