5 motivos para hacer deporte este invierno

Son de sobra conocidos los beneficios que aporta a la salud hacer deporte.

Al aire libre, el ejercicio favorece de manera significativa el ánimo y mejora la autoestima si lo comparamos con el deporte que hacemos en un gimnasio, por ejemplo.

Entonces, ¿qué hacemos en invierno? ¡Mover el cuerpo! Hay deportes que podemos hacer en invierno que mejorarán nuestra salud.

Beneficios de hacer deporte en invierno

Al principio puede que nos cueste y estemos desmotivados a la hora de practicar algún ejercicio físico por el frío y los días tan cortos.

Todo es ponerse porque, una vez que nuestro cuerpo se acostumbra y conocemos sus beneficios, hacer deporte este invierno ganará a la pereza. ¿Lo comprobamos?

  • Activa el sistema inmunológico

Siempre que las temperaturas no sean extremas, y que podamos calentar antes de hacer la actividad, el deporte consigue aumentar la producción de leucocitos, células responsables del buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Sobra decir, por tanto, que la mejora de nuestras defensas y teniendo un sistema inmunológico que funciona de manera correcta, mantendremos alejados a los virus que provocan las patologías de las vías respiratorias más comunes como la gripe o el resfriado.

  • Tendremos el corazón más fuerte

A nivel cardiaco, el ejercicio previene de la enfermedad coronaria y disminuye la aparición de factores de riesgo cardiovascular.

De hecho, el entrenamiento regular provoca que el tamaño y las paredes del corazón aumenten ligeramente, mejorando su capacidad de llenado y vaciamiento. Esto hace que el “corazón sea más eficaz” porque será capaz de expulsar más sangre en cada latido.

Además, hacer deporte previene la hipertensión arterial y ayuda a controlar sus niveles en individuos hipertensos. Nos ayuda a prevenir y controlar la diabetes, disminuyendo los niveles de azúcar en sangre y, por tanto, la necesidad de insulina.

  • Mayor gasto de energía

Mantener el cuerpo caliente supone un gasto calórico añadido a las calorías consumidas por el ejercicio físico en sí. Esto ocurre porque nuestro cuerpo, para mantenerse caliente, aumenta su actividad metabólica, transforma la energía en calor y, por tanto, quema más calorías.

Recomendaciones para hacer deporte en invierno

Deporte en invierno: recomendaciones

 

Para aquellas personas que prefieren entrenar y hacer deporte al aire libre y no en un gimnasio, es de utilidad seguir una serie de recomendaciones para adaptarnos a unas temperatura más frías.

  • Calienta previamente

Realiza un adecuado calentamiento en el domicilio, aprovechando así al máximo la salida fuera de casa. Puede ser útil que realices flexiones ligeras de tobillos, rodillas y piernas.

  • Ropa

Vístete adecuadamente para hacer deporte este invierno. Utiliza prendas que te ayuden a mantener una temperatura corporal adecuada sintiéndote cómodo a la vez. Necesitas ropa que ayude a soportar las bajas temperaturas y que te aísle, favoreciendo la transpiración y evitando la humedad.

Esto es muy importante porque la ropa, además de protegernos de las inclemencias del frío, debe hacerlo del sudor, porque cuando la transpiración se acumula en la ropa, aumentará la sensación de frío. Puede resultar muy útil vestirte a capas. Sí, como una “cebolla”.

– Primera capa: utiliza prendas que consigan evacuar la transpiración y mantenernos secos. La lana merina y las fibras sintéticas son las más recomendables.
– Segunda capa: su función es la de retener el aire caliente para regular la temperatura corporal.
– Tercera capa: es la que nos protegerá de las inclemencias del tiempo como puede ser la nieve, la lluvia o el viento.

  • Protege tu piel con protector solar

La piel expuesta al exterior puede sufrir mucho e, incluso, puedes llegar a casa con alguna quemadura provocada por el sol. Y no te olvides de proteger los labios.

Por último, pero no menos importante, nada más terminar de hacer deporte, cámbiate de ropa lo antes posible.

 

¿Por qué es bueno hacer deporte?

Hacer ejercicio físico de forma habitual desde la infancia contribuye a mejorar el estado de ánimo, a mantener la salud y a prevenir algunas enfermedades. Y además porque:

  • Ayuda a evitar el exceso de peso en todas las edades.
  • Fortalece los huesos, aumenta la fuerza y la flexibilidad del cuerpo. Ayuda a estar más ágil y a prevenir fracturas y dolores musculares y de espalda.
  • Favorece el crecimiento y desarrollo saludable.
  • Mejora la salud mental. Mejora la autoestima, previene el nerviosismo, la depresión o la ansiedad. Además es divertido y ayuda a sentirse mejor porque es capaz de que establezcamos lazos sociales si practicamos deportes de equipo. Consigue aumentar nuestro optimismo y entusiasmo y nos permite adaptarnos, posteriormente, a situaciones más difíciles tanto físicas como psíquicas.
  • Disminuye la posibilidad de tener diabetes.
  • Contribuye a aumentar el rendimiento académico al mejorar la concentración, la memoria y el comportamiento.

hacer-deporte-en-invierno

 

No dejes de moverte. ¡No hay excusa!

Coger los esquís para hacer deporte en invierno no hace falta . Ya sabemos que hacer ejercicio físico es muy beneficioso para la salud en todas las edades.

Así que, ¿sabes que también es muy saludable hacer actividades corrientes que supongan moverse un poco más de lo normal? Te contamos algunas:

  • Andar, pasear, subir y bajar escaleras.
  • Participar en las tareas de casa y de bricolaje.
  • Jugar a la pelota, correr, bailar, saltar o montar en bici.

deportes para practicar en inviernos

 

Y en invierno, también dieta sana

Por supuesto, nuestra salud agradecerá un estilo de vida saludable en el que se incluya, por supuesto, el ejercicio. Pero no debemos de olvidarnos de la alimentación sana, dejar el tabaco, reducir el consumo de alcohol y dormir las horas suficientes.

En cuanto a la alimentación, la Organización Mundial de la Salud recomienda para una dieta saludable la limitación de la ingesta de grasas saturadas y trans, así como de azúcares simples y sal.

Además, incrementar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Por supuesto, el consumo de fibra debe ser de unos 25-36 gramos diarios. Se encuentra presente en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Entre los beneficios del consumo de fibra se conocen: la reducción de hasta un 50% del riesgo de enfermedad cardiovascular, efecto protector contra la diabetes y protección frente al cáncer de colon.

Referencias
http://femede.es/documentos/07_Editorial_161.pdf
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-piel-deportes-invierno-analisis-riesgos-X0212047X10875663

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info