8 consejos para evitar la retención de líquidos

¡Vaya! Siento dolor en las pantorrillas y noto la piel más brillante e hinchada de lo normal. Probablemente, por el calor u otros motivos estés sufriendo edema o retención de líquidos.

En principio, no tiene por qué ser nada grave. De hecho se puede aliviar y evitar la retención de líquidos siguiendo una serie de consejos.

Que la retención de líquidos no sea un problema

Retener líquidos y beber agua no es una contradicción

El agua es el mejor aliado para combatir la retención de líquidos.

Tender a retener líquidos y aumentar de peso no significa dejar de beber líquidos. El agua facilita:

  • La metabolización de los nutrientes de los alimentos
  • Ayuda a que esos nutrientes entren en las células
  • Genera saliva
  • Mejora la función de los riñones
  • Elimina toxinas
  • Favorece el tránsito intestinal
  • Amortigua las articulaciones
  • Ayuda al gasto calórico
  • Y tiene una función termorreguladora mediante la sudoración y la respiración.

El agua: aliado para evitar la retención de líquidos

La hidratación correcta de nuestro cuerpo va a permitir que cumpla correctamente con esas funciones. Y, por tanto, evitar la retención de líquidos.

Las necesidades diarias de agua van a depender de la edad, el sexo, de la condición física y el estado de salud. Pero, en términos generales, la recomendación más extendida es la de ingerir unos dos litros de agua al día. Esta cantidad no tiene por qué provenir directamente del agua ya que se encuentra presente en muchas bebidas y alimentos que consumimos habitualmente.

Ponle sal a la vida, pero la justa para evitar la retención de líquidos

La sal común, el cloruro sódico (NaCl) tiene un 40% de sodio y el resto es cloro. Este sodio tiene funciones esenciales en nuestro organismo ya que:

  • Controla la cantidad de agua del cuerpo humano
  • Regula los fluidos del mismo
  • Ayuda a que el cuerpo esté hidratado introduciendo agua en el interior de las células
  • E influye en la transmisión de los impulsos nerviosos y en la relajación muscular.

Un exceso de sal afecta a los riñones. Dificulta su eliminación, lo que hace que se acumule en nuestra sangre atrayendo el agua y aumentando el volumen de sangre circulante. Esto provoca, entre otros problemas, un mayor esfuerzo por parte del corazón, hipertensión arterial y retención de líquidos.

Por tanto, es muy importante ajustar la cantidad de sal diaria.

Se recomiendan unos 2 gramos de sodio al día, lo que equivale a unos 5 gramos de sal común.

Pero no solo se trata de dejar el salero a un lado, sino de ser consciente de la cantidad de sal que se oculta en muchos alimentos como los productos ultraprocesados, fiambres, ahumados…

El Potasio y el Magnesio, dos minerales que te pueden ayudar

Otro mineral muy importante para nuestro organismo es el potasio que regula la cantidad de agua dentro y fuera de las células, ayuda a la función de los nervios y a la contracción de los músculos, a que el ritmo cardíaco se mantenga constante, permite que los nutrientes lleguen a las células y a expulsar los desechos de éstas.

Se puede decir que el potasio y el sodio son el yin y el yang y, por tanto, una dieta rica en potasio ayuda a contrarrestar algunos de los efectos nocivos del exceso de sodio en nuestro organismo.

Es conveniente incorporar en nuestra dieta alimentos que aporten potasio, como las frutas, principalmente plátanos, melón y sandía y verduras como alcachofas, acelgas o espinacas.

Por otro lado, ciertos estudios apuntan a que el magnesio puede ayudar a reducir la retención de líquidos en mujeres cuando ésta es ocasionada por alteraciones hormonales. En ese caso, incorpora a tu dieta chocolate negro, legumbres o frutos secos.

Una de las claves, la alimentación variada

Las verduras deben tener un papel fundamental en la dieta pero sin eliminar el consumo de carnes y pescados ya que en dietas con bajo contenido de proteínas se reduce la producción de albúmina lo cual predispone a la acumulación de líquidos entre los tejidos.

Los alimentos con azúcares añadidos favorecen picos elevados de insulina y estos niveles altos de insulina pueden llevar a acumular más sodio y favorecer la reabsorción de este mineral en los riñones provocando la retención de líquidos. En ese sentido, opta por carbohidratos complejos como arroz, cereales o legumbres.

Por tanto, una alimentación variada y equilibrada contribuirá a que se retenga menos líquido.

Dieta sana para evitar la retención de líquidos

Ejercicio, la llave contra el edema y evitar la retención de líquidos

El sedentarismo y el sobrepeso son cómplices de la retención de líquidos por lo que a una alimentación variada es muy importante incorporar ejercicio diario.

El ejercicio tiene innumerables beneficios para la salud y en el caso de la acumulación no es para menos ya que ayuda a que el líquido se mueva, a que el corazón se active y sus latidos estimulen la circulación. Además es muy recomendable hacer deporte regularmente para evitar la aparición de varices.

Dedica al menos 30 minutos diarios a correr, caminar, bailar…lo que sea, pero que te obligue a moverte, y si en tu trabajo pasas mucho rato sentado, levántate cada hora para andar un poco y estirar las piernas.

Cuáles son los mejores ejercicios para evitar la retención de líquidos

Que la ropa no sea cómplice de la retención

Las tendencias de moda, muchas veces, nos obligan a llevar ropa muy ajustada que puede resultar estética pero poco saludable ya que, la presión afectará a nuestra circulación y favorecerá la acumulación de líquidos en determinadas partes del cuerpo.

Consecuencia de esto no solo es el edema sino también la acumulación de toxinas y grasa que darán lugar a la celulitis.

¿Sabes cómo evitar la retención de líquidos?

Pero además de la ropa hay que incluir también el calzado. Un calzado ajustado dificultará la circulación y, por ello, el acúmulo de líquido en tobillos, pantorrillas y muslos.

Procura, por tanto, prendas cómodas que permitan una movilidad correcta y una buena circulación sanguínea para prevenir el edema en diferentes partes del cuerpo.

Mima tu cuerpo, dedícale un rato al día

Tras una larga jornada laboral, al llegar a casa, somos conscientes del peso que han soportado nuestras extremidades. Y, sobre todo, cuando pasamos muchas horas de pie o sentado. Es el momento ideal para dedicar unos minutos de cuidado a nuestro cuerpo.

Date una ducha con agua templada, prestando atención a las piernas. Puedes alternar el agua caliente con el agua fría, lo que favorecerá la circulación.

Aplícate un masaje ascendente en las piernas con la ayuda de un gel refrescante que contenga, por ejemplo, castaño de indias, rusco, centella y vid cuyos principios activos contribuirán a reducir la sensación de cansancio, pesadez y hormigueo en las piernas.

Termina sentándote o acostándote con las piernas ligeramente elevadas durante unos minutos y procura un sueño reparador.

El ejercicio te ayuda a evitar la retención de líquidos

Confía en los medicamentos, pero lee el prospecto

Algunos medicamentos como el ibuprofeno o los anticonceptivos, y otros como los corticoides, los antidepresivos o algunos medicamentos para la tensión pueden dar lugar, como efectos secundarios, a retención de líquido. Si es tu caso, consulta con tu médico para que cambie la medicación o ajuste la dosis.

Por otro lado, aquellas personas que no tienen problemas cardíacos, renales o hepáticos pueden optar, de manera puntual, a plantas medicinales con efecto diurético para eliminar y evitar la retención de líquidos.

Por último, otra opción muy interesante es recurrir a medicamentos de libre dispensación que contienen flavonoides. Es el caso del extracto seco de hoja de vid roja, cuyo efecto venotónico, vasoprotector y antioxidante, contribuye a la reducción de los síntomas asociados a una mala circulación de retorno.

Be water, my friend!

BIBLIOGRAFÍA
https://www.sefac.org/sites/default/files/2017-11/Sind__piernas_cansadas.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

2 responses to “8 consejos para evitar la retención de líquidos

  1. Tengo muchos problemas de arañas vasculares y varices. El dolor en las piernas es constante y la hinchazón también. Me han gustado muchos sus consejos.

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info