Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis, según la Sociedad Española de Oftalmología, consiste en una inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa fina y transparente que cubre la superficie del ojo.

Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que proporciona al ojo un color rosado o rojizo.

Es una de las afecciones del ojo más frecuentes, tanto en niños como en adultos.

conjuntivitis alérgica

Aumento de la conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica es cada vez más frecuente. De hecho, representa la cuarta parte de las conjuntivitis.

Se presenta con la misma severidad clínica que el asma y la rinitis alérgica, siendo difícil de diagnosticar y tratar, y pudiendo llegar a producir daños permanentes en la visión.

Afecta aproximadamente al 25% de la población.

Los síntomas principales son: picor, eritema (ojos rojos), quemazón de ojos, molestias a la luz, aumento del lagrimeo y sensación de arenilla al mover los ojos.

Los alérgenos que más a menudo causan conjuntivitis en nuestro medio son los pólenes, los ácaros del polvo doméstico y de los animales domésticos.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

Es la inflamación de la mucosa nasal y de la conjuntiva de los ojos como consecuencia de una alergia al polen (de plantas, árboles y arbustos), ácaros (polvo doméstico) u otras partículas que se encuentran en el ambiente (por ejemplo, piel o pelo de animales).

Puede aparecer en cualquier momento de la vida, aunque suele comenzar a partir de los 5-6 años y tiende a disminuir sus síntomas a partir de los 40 años.

Puede padecerla solo en primavera o durante todo el año. Suele haber más casos en la familia, y a veces se asocia al asma y al eccema.

Síntomas

  • Suele durar más de 8-10 días.
  • El moqueo nasal es siempre líquido y transparente.
  • Son frecuentes los estornudos seguidos.
  • Existe picor en la nariz o el paladar. Los niños acostumbran a frotarse la nariz para aliviar el picor.
  • En ocasiones puede aparecer tos, causada por las mucosidades que bajan por la garganta.
  • La conjuntivitis alérgica produce enrojecimiento de los ojos, picor, lagrimeo e incluso dolor. Los niños pueden tener ojeras.

¿Qué se puede hacer?

Sobre todo, evita la causa de tu alergia, si la conoces.

  • Si tienes alergia a los ácaros:
    • Es conveniente que extremes la limpieza en casa. Es fundamental que evites el polvo. Mejor usar el aspirador y retirar, si es preciso, moquetas, alfombras y cortinas, especialmente de la habitación.
  • Si la alergia es al polen:
    • Debes evitar las salidas al campo, principalmente los días ventosos y soleados.
    • Es muy interesante usar gafas de sol.
    • Cierra las ventanas de casa tras haber realizado la limpieza del día.
    • En el coche, usa filtros de polen y cierra las ventanillas.
  • Si a lo que eres alérgico es a epitelios de animales, debes evitar la presencia de mascotas en el domicilio.

Otras patologías a nivel ocular

  • Ojo rojo. Lesión de la conjuntiva por irritación, inflamación o traumatismo. Puede no estar relacionada con la conjuntiva.
  • Sequedad ocular. El flujo lagrimal es reducido por diversas causas: reumatismos, diabetes, alteraciones en los párpados, cambios hormonales durante la menopausia, vejez…
  • Fatiga ocular. Se produce por esfuerzos visuales continuados y los síntomas son inespecíficos, como picor, escozor…

Recomendaciones al paciente para el cuidado ocular

  • La limpieza de los ojos es fundamental.
  • Evitar el contacto con las manos u objetos que puedan agravar la inflamación.
  • Realizar baños oculares, empleando material limpio para evitar autoinfecciones.
  • Uso de gasas estériles para el secado de los ojos.
  • Realizar la limpieza desde el lagrimal hacia fuera.
  • Es mejor no compartir colirios.
  • No tapar el ojo afectado.
  • No usar cosméticos, a no ser que sean hipoalergénicos.

Prevención

El mejor tratamiento es evitar la exposición al alérgeno, lo que no siempre es posible.

Por tanto, es necesario seguir una serie de medidas a tener en cuenta y son:

  • Mantener una correcta higiene del hogar, preferiblemente con aspiradora.
  • Emplear colchones y ropa de cama sintéticos.
  • Evitar alfombras, cortinas y peluches.
  • Colocar filtros antipolen en el coche y mantener las ventanillas cerradas durante el viaje.
  • Cerrar las ventanas de casa los días de viento.
  • Evitar animales domésticos.
  • No emplear las lentes de contacto durante las crisis.
  • Evitar perfumes y maquillajes potencialmente alergénicos.
  • Lavar los ojos con suero fisiológico estéril y no con otras sustancias.

¿Cuándo consultar al médico?

  • Si no mejoras a pesar de llevar a cabo todas las medidas preventivas y la medicación indicada por su médico.
  • Si el moco deja de ser transparente y líquido y no cede a pesar de los lavados de nariz.
  • Si aparece fiebre o moco espeso y dolor de cabeza.
  • Si empiezas a notar fatiga o que te falta aire.
Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis - HeelEspaña
Prevención para la conjuntivitis – HeelEspaña
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Entorno saludable
Tags: