Dolor de cervicales, ¿qué puedo hacer?

El dolor de cervicales es una de las patologías más frecuentes en las consultas de Atención Primaria. Pero, además, implica a reumatólogos, traumatólogos, neurólogos y a especialistas en el manejo del dolor.

Causas del dolor de cervicales

El dolor de cervicales es autolimitado

Es cierto que la mayoría de los casos son autolimitados. Es decir, el propio paciente, con un tratamiento conservador puede mejorar y controlar “en la medida de lo posible” la evolución del dolor. Este tratamiento conservador se basa en la toma de analgésicos y en adoptar medidas posturales que ayuden a mejorar los síntomas.

Sin embargo, existen algunos casos que no responden a estas medidas y que, por tanto, hay que acudir al médico para diagnosticar cuál es la causa del dolor para pautar otro tipo de tratamiento. Afortunadamente, las causas graves de dolor cervical son raras. Por tanto, normalmente, la evolución de estos molestos dolores suele ser favorable en un periodo corto de tiempo.

Para tratar de aliviar estos dolores cervicales conoceremos las causas y los factores de riesgo que hacen que aparezcan con más frecuencia, así como veremos una serie de medidas y consejos que nos pueden ayudar a corregir las tensiones que generamos en esa zona, debido a malas posturas, a situaciones de estrés u otros motivos.

Motivo de consulta frecuente el dolor de cervicales

Más datos sobre el dolor de cervicales

El dolor cervical se define como el conjunto de signos y síntomas que alteran el normal comportamiento de las estructuras localizadas en la región del cuello, donde se encuentras las vértebras cervicales, ocasionando trastornos en el sistema musculoesquetético y en el tejido conectivo.

Es un problema tan habitual, que se estima que la mayoría de la población lo padecerá en algún momento de su vida. Parece ser más frecuente entre las mujeres, aunque afecta a ambos sexos.

Causas frecuentes

Posturas correctas para el dolor de cervicales

La causa más común de dolor cervical son las lesiones de las partes blandas (músculos o ligamentos), debidas a factores musculares o ligamentosos relacionados con una mala postura, a una mala ergonomía, al estrés o a la fatiga muscular crónica.

En muchas ocasiones se debe a una tensión o distensión muscular debido a la realización de ciertas actividades diarias tales como:

  • Agacharse sobre un escritorio durante horas
  • Tener una mala postura mientras se mira la televisión o se lee
  • Postura correcta ante el ordenador, no colocar el monitor demasiado alto ni demasiado bajo
  • Dormir en una posición incómoda
  • Torcer y girar el cuello bruscamente mientras se hace ejercicio
  • Levantar cosas demasiado rápido o con una mala postura

En otras ocasiones, estos dolores cervicales también pueden deberse a caídas o accidentes que pueden causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, latigazo cervical, lesión de los vasos sanguíneos e incluso parálisis.

Incluso, existen otros motivos que desencadenan un dolor cervical como es el caso de la fibromialgia, la artritis cervical, artrosis cervical (espondilosis) o la discopatía (alteración del disco intervertebral que contiene una sustancia gelatinosa que proporciona amortiguación a la columna vertebral).

En las personas mayores, se puede deber a pequeñas fracturas de la columna como consecuencia de la osteoporosis o a infecciones de la columna vertebral (osteomielitis).

¿Cuáles son los síntomas del dolor de cervicales?

Los signos y síntomas suelen aparecer a los pocos días y pueden ser los siguientes:

  • Dolor y rigidez de cuello
  • Intensificación del dolor al mover el cuello
  • Pérdida de la amplitud de movimiento en el cuello
  • Dolor de cabeza que generalmente empieza en la base del cráneo
  • Sensibilidad o dolor en los hombros, ya sea en la parte superior de la espalda o en los brazos
  • Hormigueo o entumecimiento en los brazos
  • Fatiga
  • Mareos

Cómo aliviar el dolor de cervicales

Estos ejercicios te ayudarán con el dolor de cervicales

En principio, como hemos comentado, el dolor cervical podremos aliviarlo desde casa. Para ello debemos adoptar una serie de medidas, fáciles de aplicar y que nos resolverán en gran parte, la intensidad del dolor. Debemos atender a las siguientes recomendaciones:

  • Colocar una compresa caliente en la zona dolorida
  • Tomar una ducha o baño caliente para aliviar la tensión
  • Mantener una buena postura y evita movimientos repetitivos con el cuello
  • Darse un masaje en la zona para reducir las molestias
  • Aplicar un analgésico en el cuello
  • Dormir con una almohada adecuada
  • Evitar los movimientos bruscos
  • Evitar cargar objetos pesados
  • Practicar alguna actividad que te ayude a reducir el estrés

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Si el dolor es muy intenso, sentimos mucha rigidez en el cuello o una sensación de mareo al cambiar de postura, deberemos acudir al médico. Este podrá realizar un diagnóstico correcto y pautar el tratamiento más adecuado.

Para ello, el médico realizará una historia clínica completa de la sintomatología cervical. Además, realizará una exploración clínica que incluya valoración de la postura, movilidad cervical y zonas dolorosas e incluirá una evaluación de la función de nervios y músculos en brazos y piernas.

En la mayoría de las ocasiones, se utiliza una radiografía como método de diagnóstico, porque suele ser suficiente para determinar el origen del dolor. Aunque en otras ocasiones, también es necesario recurrir a la realización de otras pruebas más específicas como una resonancia magnética.

Alerta para acudir al médico por el dolor de cervicales

Existen diversos especialistas que pueden tratar los problemas de dolor cervical. El reumatólogo o el traumatólogo en principio serán los encargados de realizar el diagnóstico y el primer tratamiento del problema. Aunque en muchas ocasiones, podrá ser complementado con la ayuda de un fisioterapeuta.

En este sentido, la fisioterapia ha mostrado ser muy efectiva para tratar trastornos cervicales y, sobre todo, para prevenir futuras recaídas ya que puede fortalecer la musculatura cervical. Esto es muy importante, porque es muy frecuente la aparición de recaídas y que el dolor cervical aparezca de nuevo en un breve espacio de tiempo.

Bibliografía
Evaluación de Dolor Cervical en pacientes tratados mediante Ejercicios de Rehabilitación Isabel Gil Rosa , Vanesa Romero Torres , Mª Dolores González Céspedes , Mª Pilar Sánchez Ortiz , Jesús López-Torres Hidalgo
Guía Clínica Cervicalgia y dorsalgia. Sonia López Cuenca, Daymi Luján Morera, Rosario Lucinda Osorio Prudencio.

Lda. Elena Blanco Andreu
Lda. Elena Blanco Andreu
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid con un Máster en Tecnología y Control de los Alimentos realizado en el Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica. Actualmente trabajo en Laboratorios Heel España en el departamento de Marketing y Ventas, como Product Manager.
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias:
Entorno saludable