Infecciones urinarias: cuestión de mujeres

Las infecciones urinarias (ITU) son, después de las del aparato respiratorio, las más frecuentes en la práctica clínica diaria. Actualmente, se consideran ITU no complicadas aquellas que afectan a individuos con un tracto urinario estructuralmente normal y cuyos mecanismos de defensa se encuentran intactos.

Las mujeres jóvenes, aproximadamente entre 1-3% padecen, al menos, un episodio de ITU al año

Aparecen con una mayor incidencia en la mujer en relación al hombre, siendo la causa más frecuente de patología urológica en la mujer. Entre el 50-60% de las mujeres adultas presentarán, al menos, un episodio de infección urinaria en su vida.

 

Mujer con dolor abdominal por infeccion urinaria

 

La incidencia de ITU varía fundamentalmente con la edad y sexo del paciente. Aproximadamente un 1% de los niños y un 3% de las niñas tienen una ITU sintomática en los primeros 10 años de vida.

Las mujeres jóvenes, aproximadamente entre 1-3% padecen, al menos, un episodio de ITU al año. A esta edad, las ITU son unas 30 veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

La mayor parte son cistitis. En las mujeres, la actividad sexual y la alteración de la microbiota vaginal y uretral por el uso de diafragma y espermicidas, anticonceptivos orales y antibióticos, son algunos de los factores favorecedores de las infecciones urinarias.

Cistitis: infección urinaria más frecuente

La cistitis se define como una inflamación de la vejiga o de las vías urinarias inferiores que comienza de manera súbita y se debe a una infección, generalmente de origen bacteriano. En su mayor parte se deben a bacterias fecales (especialmente Escherichia coli) que penetran en la uretra y ascienden hacia la vejiga

El 50% de las mujeres sufre, al menos, un episodio de cistitis durante su vida. De estas, el 20% vuelve a padecerla en los 2 primeros meses debido a la resistencia a los antibiótico, a que la infección no se ha tratado debidamente o a los malos hábitos de higiene. Además, el 12% de las pacientes presenta cistitis recurrentes, es decir, con más de 2 episodios en un año.

En los hombres las cistitis son menos frecuentes, sobre todo en los menores de 50 años. Pero, a partir de los 65, la incidencia de este tipo de infecciones aumenta debido a problemas prostáticos.

Causas más frecuentes de padecer cistitis

  • Hábitos higiénicos erróneos.
  • Relaciones sexuales. Es conveniente realizar un lavado de la zona tras la relación.
  • Embarazo. Alrededor del 5-10% de las mujeres embarazadas desarrollan cistitis durante el embarazo.
  • Posmenopausia. Debido a la sequedad de las mucosas por el déficit de estrógenos y a la aparición de alteraciones como la incontinencia urinaria.

¿Cómo prevenir las infecciones urinarias?

Para prevenir la aparición de una nueva infección urinaria, es conveniente hacer cambios en los hábitos diarios y en el estilo de vida.

  • Alimentación, dieta y nutrición: Beber abundantes líquidos puede ayudar a expulsar las bacterias patógenas del aparato urinario. El agua es lo mejor. Si bebemos mucho líquido realizamos un buen lavado de las vías urinarias y la vejiga, ayudando a eliminar el exceso de microorganismos. Además, con esta dieta equilibrada conseguirás evitar el estreñimiento e impedir el crecimiento de bacterias en la zona rectal.
  • Hábitos de micción: Orinar con frecuencia y en cuanto se sientan ganas. Las bacterias pueden crecer cuando la orina permanece en la vejiga demasiado tiempo. Después de ir al baño, limpiarse de delante a atrás. También es importante orinar después de mantener relaciones sexuales.
  • Ropa: Usar ropa interior de algodón y prendas holgadas para que el aire pueda mantener seca la zona alrededor de la uretra. Evitar ropa interior de nylon y la ropa ajustada.
  • Evita el empleo de desodorantes vaginales, baños perfumados, espermicidas u otras sustancias que puedan producir irritación, alergia e inflamación ya que predisponen a las cistitis.
  • En las mujeres con cistitis de repetición se desaconseja el uso de diafragmas.

¿Son de utilidad los probióticos para prevenir las cistitis?

El uso de probióticos, en concreto Lactobacillus, para la prevención de las cistitis y restablecer la microbiota vaginal está ganando cada vez más aceptación como una alternativa a la terapia antibiótica convencional.

Su utilidad reside en la capacidad de mantener el pH vaginal en valores comprendidos entre 4 y 4,5. Se considera una opción segura a los antimicrobianos para la profilaxis de las infecciones urinarias en mujeres de alto riesgo, sobre todo en los momentos en los que la resistencia a los antibióticos es un problema.

 

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info