Mucosidad en la garganta producida por rinitis

Con la llegada del invierno, la mucosidad en la garganta entra a formar parte de la familia. Siempre sorprende su llegada, pero a medida que el frío se afianza mi día a día se complica. Ese moco acumulado dificulta la conciliación del sueño, la alimentación y la práctica de ejercicio. En principio, sé que no debe ser grave, pero sí muy molesto.

¿Por qué acumulo mucosidad en la garganta?

En determinadas circunstancias, el volumen y el espesor del moco aumenta. La función de este incremento, a priori, tiene una explicación, y es luchar contra aquellas sustancias o agentes no deseados con el fin de que no penetren en nuestro interior.

La mucosidad también ayuda a defendernos de los alérgenos y a mantener la mucosa nasal hidratada para que el aire que se respira contenga la temperatura y humedad adecuadas.

Cuando el goteo nasal o, mejor dicho, el goteo postnasal aumenta se va acumulando esa mucosidad en la parte trasera de la garganta, pudiendo ocasionar tos y molestias en la garganta. Además, esa sensación de tener algo viscoso o pegajoso en la garganta da lugar a carraspeo frecuente lo que provoca una irritación. Si ese moco es excesivo y permanece en el tiempo es necesario saber a qué es debido.

 

Causas de la mucosidad en la garganta

De aquel golpe en la nariz cuando era pequeño… Estos mocos

La presencia de mocos de manera constante puede ser debido a una desviación del tabique, consecuencia de un factor genético o, lo más habitual, por algún golpe o traumatismo en la nariz.

Es probable que ese tabique desviado no sea visible, pero se manifiesta por obstrucciones nasales, sequedad nasal, ronquidos, dificultad para respirar, cefaleas o incluso sinusitis. Un aumento en la mucosidad de la garganta es otro de las manifestaciones de esa desviación de tabique.

Una visita al otorrino dará con el diagnóstico, valorará la gravedad y la necesidad o no de cirugía.

De este año no pasa… A ver si consigo, por fin, dejar de fumar

El hábito de fumar tiene muchas consecuencias negativas para la salud. Entre ellos y, más evidentes, la posibilidad de padecer diversos problemas respiratorios y cánceres en zonas como la garganta, la lengua, la laringe o la boca.

Además, si se fuma frecuentemente, puede dar lugar a la inflamación de las mucosas de la nariz y de la garganta, con lo que se produce un aumento de la producción de moco espeso que se quedará en la garganta ocasionando carraspeo y tos.

Ni que decir tiene que abandonar este hábito negativo ayudará, en gran medida, a mejorar la salud en general.

 

 

¡Madre mía! Es la cuarta amigdalitis de la temporada de invierno

La amigdalitis, la laringitis, la faringitis, la sinusitis, neumonía o bronquitis son infecciones respiratorias comunes que cursan con un aumento en la producción de moco con el fin de impedir o, al menos, poner difícil la acción de la bacteria o virus en cuestión.

Si estas enfermedades no son tratadas correctamente y se alargan en el tiempo, es decir, se cronifican, es muy posible que esa mucosidad en la garganta se mantenga de manera constante, con las consecuentes molestias.

Vivir en la capital tiene muchas ventajas, pero mi garganta lo nota… ¡Cuánta contaminación!

Como estamos viendo, diferentes causas pueden irritar la mucosa nasal, lo que da lugar a una mayor cantidad de moco y más espeso. Un ambiente muy seco, con exposición a una gran contaminación en el ambiente, puede agravar esa irritación.

La contaminación causa sequedad de la garganta

¡Me he vuelto a pasar con la comida! Mi garganta pagará las consecuencias

La mucosidad en la garganta también puede ser debida al reflujo gastroesofágico. Quien lo padece sabe que los ácidos del estómago suben hacia el esófago, dando lugar a una sensación de quemazón o ardor, náuseas, dolor en el pecho, tos, dolor de garganta y un exceso de saliva.

Estos ácidos que ascienden hasta la garganta pueden producir una irritación que lleva a esta a generar un moco espeso de manera continua. Se trata de un mecanismo de defensa.

Ya está aquí el nuevo miembro de la familia. ¡Un perro! Ya estoy estornudando

La rinitis alérgica por exposición al polen, el polvo, los ácaros del ambiente o los pelos de las mascotas son también los responsables de que la mucosidad sea más espesa de lo normal.

Se trata de la manera que tiene nuestro organismo de evitar que estos alérgenos penetren en nuestro organismo.

En definitiva, las rinitis pueden clasificarse de diferentes maneras. Una de las clasificaciones más habituales es la que se basa en el origen alérgico o no alérgico.

Las rinitis pueden ser infecciosas, atrófica, vasomotora, crónica, no alérgica con eosinofilia, hormonal, medicamentosa… En todas ellas suele hacer acto de presencia el moco, que se puede acumular en la garganta y dar lugar a esa sensación molesta de una flema pegada.

 

Cómo me hago una limpieza nasal

¿Puedo deshacerme del exceso de moco?

Para reducir esa mucosidad excesiva en la garganta, prueba con esto:

  • Recurre a lavados nasales. Ladea la cabeza, tapa la fosa nasal que queda debajo y aplica el suero en el orificio superior. Repite la operación en la otra fosa nasal
  • Toma baños de vapor con algunas gotitas de aceites esenciales. Se trata de un acto tradicional que ayuda a humedecer la mucosa y a eliminar la mucosa acumulada.
  • Aumenta la hidratación para fluidificar el moco y favorecer la eliminación. Bebe entre dos litros y dos litros y medio de agua al día.
  • Cuida tu dieta, aumentando el consumo de frutas y verduras
  • Para dormir, eleva la parte superior del tronco con un par de almohadas. Así no se acumulará moco en la parte posterior de la garganta
  • Presta atención a la humedad de tu dormitorio, ni muy seco ni muy húmedo

Estas medidas higiénico-dietéticas y productos naturales como las soluciones hipertónicas suaves que contengan chitosán vegetal y dexpantenol, ayudarán a eliminar ese moco acumulado y acortarán la duración de estos procesos.

Respira, traga saliva y… ¡Disfruta de la vida!

BIBLIOGRAFIA
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7151823/

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Sistema inmune