¿El teletrabajo está acabando contigo? TIPs para tu salud mental y física

El día no tiene más de 24 horas. Sin embargo, en muchas ocasiones, deseamos tener un ratito más para poder finalizar todas nuestras tareas diarias y, más ahora, que ha llegado el teletrabajo para quedarse. Como diría Carol Anne en Poltergeist: “El teletrabajo ya está aquí…

Cuida tu salud con el teletrabajo

Nuestra vida antes de Internet

No hace mucho tiempo, anterior a Internet, ir a trabajar, de compras, escribir cartas o leer el periódico, eran actividades normales en nuestro quehacer diario. Si hacemos un poco de memoria, buscar trabajo en el periódico local, consultar libros o diccionarios en la biblioteca, incluso tener una cita, implicaba mucho, mucho tiempo para poder realizarlas.

Hoy en día no tenemos por qué imprimir una foto o un informe de trabajo. No tenemos por qué vernos físicamente en reuniones o citas. Las redes sociales “nos ayudan”.

¿Perdemos el tiempo?

Hábitos saludables con el teletrabajo

¡Cuánto tiempo perdíamos antes en hacer cosas habituales! ¿Cómo es posible que tuviéramos la sensación de que llegábamos a todo? Si ahora todo lo tenemos al alcance de nuestra mano, ¿necesitamos más tiempo?

Realmente, sabemos aprovechar las tecnologías en nuestro beneficio o ¿precisamente esa capacidad nos induce a una ansiedad innecesaria, estrés y dificultades para cumplir con todo lo que nos proponemos? ¿Es el teletrabajo una herramienta eficaz o es un arma que la carga el diablo?

Tiempo de teletrabajo

Desde hace algunos meses nuestro lugar de trabajo ha cambiado.

La crisis del Coronavirus ha hecho que más del 36% de los trabajadores teletrabajen.

Esto es posible gracias al uso de internet, herramientas digitales y videoconferencias. Para este tipo de trabajadores, es normal trabajar por proyectos, consecución de objetivos y tiempos marcados.

El ser humano tiene una capacidad de adaptación maravillosa y, sin duda, el momento actual es prueba de ello. Hemos tenido que incorporar el teletrabajo de manera obligatoria y no es fácil, teniendo en cuenta la cantidad de situaciones diarias que tenemos que afrontar.

Ventajas e inconvenientes del teletrabajo

Ventajas e inconvenientes del teletrabajo

El teletrabajo tiene claras ventajas, pero también serios inconvenientes que pueden afectar a nuestra salud.

Inicialmente, podemos considerar que en el teletrabajo todo son ventajas:

  • Mayor autonomía
  • Concentración
  • Libertad de movimiento
  • Conciliación entre vida profesional y familiar
  • Ahorramos en trasporte
  • Podemos vestir más cómodamente
  • Y cuidar de nuestros hijos

Pero las personas que trabajaban desde casa, antes de esta situación, saben que no todo es tan fácil. Es importante establecer rutinas y ser muy disciplinado.

Un equilibrio ocupacional se consigue cuando la persona tiene la sensación de que dedica lo necesario a su trabajo, a su ocio y a su cuidado personal y social.

Con la irrupción del teletrabajo, es más difícil llegar a este equilibrio porque todas las ocupaciones diarias ocurren en el mismo sitio: NUESTRA CASA.

Inconvenientes del teletrabajo

Cómo afecta el teletrabajo a la salud

Detrás de la epidemia de obesidad y otras enfermedades crónicas se esconden los malos hábitos. Estos son especialmente los relacionados con la calidad de la alimentación, el aporte calórico y la actividad física. Además, hay que decir que el teletrabajo los puede alterar aún más.

En una parte muy importante de estos trabajadores se pueden adelantar enfermedades como:

  • Hipertensión
  • Diabetes tipo 2
  • Díndrome metabólico
  • Cardiopatía isquémica

Además de accidente cerebro vascular, cefaleas, daños en la piel, irritación ocular y dolores musculares. Y, todo ello, acortarían la esperanza de vida sana.

Además, el teletrabajo no permite la misma interacción con los compañeros que el trabajo presencial. Por tanto esto favorece la ansiedad, la depresión y el estrés.

Frecuentemente, los teletrabajadores sienten que necesitan “demostrar” que están siendo productivos aunque trabajen desde casa. Es por este motivo por lo que tienden a trabajar más horas o a asumir más tareas de las que tienen tiempo de realizar.

Además, comenzar la jornada laboral en “pijama” dificulta que activemos nuestro “modelo trabajo”. Este hecho impide que establezcamos separación entre la vida personal y laboral.

Estrés y ansiedad a causa del teletrabajo

Teletrabajo y consumo de energía

Por otra parte, no gastar la energía habitual durante el día conlleva un peor descanso por la noche (insomnio, nerviosismo) que puede conducir a alterar los horarios.

La falta de movimiento también hace que el aparato digestivo funcione peor. Digestiones pesadas, estreñimiento, sensación de saciedad o los gases son algunas de las consecuencias.

El aumento de la ansiedad puede favorecer las visitas frecuentes a la nevera. Nuestro metabolismo necesita estabilidad para mejorar el rendimiento físico y mental. Cuando nos alimentamos sin saber qué comer ni a qué hora, la dopamina cerebral actúa para resolver las incertidumbres.

Nos habituamos a comer mal y propiciamos las relaciones adictivas con productos ultra procesados, cafeína, tabaco y alcohol. Todos ellos diseñados para actuar como recompensa.

Entonces ¿qué puedo hacer?

Aquí van algunas recomendaciones para que el teletrabajo sea “saludable”:

  • Una adecuada higiene postural es muy importante. Elige una mesa y silla adecuada, un lugar fijo para trabajar, que esté bien iluminado, siempre que sea posible con luz natural, y ventilado, lo más tranquilo y aislado posible del resto de la casa. Si hay que trabajar en la misma habitación donde descansamos, evita hacerlo encima de la cama.
  • Dedica los primeros minutos de la mañana a organizar tu jornada y prioridades y marca unos horarios fijos para comenzar y terminar.
  • Arreglarse y quitarse el pijama hace que se rompa la rutina de un fin de semana. Es importante seguir el mismo patrón que seguíamos cuando íbamos a la oficina a trabajar.
  • Se deben establecer unos horarios regulares. Realiza pausas cortas y frecuentes, de cinco a diez minutos cada hora, para descansar la vista y caminar un poco para desentumecerse. Además es importante que programes una actividad física diaria.

Qué ejercicios te pueden ayudar tras el teletrabajo

 

  • Mantén los horarios de comidas que te sean habituales. Este comportamiento se relaciona con menor incidencia de enfermedades metabólicas, cardiacas y depresión.
  • Una dieta equilibrada, la dieta mediterránea es una de ellas, te permitirá las proporciones adecuadas de hidratos de carbono, proteínas y grasas necesarias en función de tu edad, sexo, peso corporal…
  • Para suplir la carencia de cercanía física, organiza llamadas y chats virtuales, para comentar el desarrollo de los proyectos.
  • Acuerda con tu familia o pareja cómo integrar el tiempo de teletrabajo con la vida familiar. Es una buena manera de evitar posibles conflictos y tensiones.
  • En el teletrabajo es necesario reforzar la motivación, el autocontrol y la toma de decisiones para mejorar el autocuidado.

Y recuerda, tan importante es tu trabajo, como la familia y tú.

BIBLIOGRAFIA
Dr. Nicolás Romero (2020) Comer bien para bien estar. Barcelona: Martinez Roca
De las Heras Garcia, Aránzazu (2016) El teletrabajo en España: un análisis crítico de normas y prácticas. Madrid: Centro Estudios Financieros

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *