Trabajo de pie, ¿cómo puedo prevenir la aparición de varices?

El 60% de las personas que trabajan de pie sufren trastornos circulatorios en las piernas.

Además, el tipo de trabajo influye hasta un 75% en la aparición de varices. Por lo que se puede decir que el trabajo de pie y las varices están relacionadas. Entonces, ¿qué solución hay para que no aparezca este trastorno?

Encontrar la relación entre el trabajo de pie y las varices

Síndrome de piernas cansadas

No he parado en todo el día, ¡qué cansancio! Y lo noto, fundamentalmente, en mis piernas. ¿Puedo tener varices?

El síndrome de las piernas cansadas afecta a gran parte de la población adulta y, en muchas ocasiones, este problema de salud está relacionado directamente con la profesión desempeñada.

Pasar muchas horas de pie o sentado pasa factura. Hay que dejar claro que no es lo mismo estar más de ocho horas de pie que moviéndonos. De lo que vamos a hablar a continuación afecta, esencialmente, a las personas que permanecen mucho tiempo en una posición estática.

¿Cómo activar la circulación de las piernas?

Entonces, ¿influye la profesión que tengo?

Aquellas profesiones cuyo desempeño se realiza de pie durante largos periodos de tiempo implican este riesgo.

Hay distintas profesiones que tienen que estar muchas horas de pie de manera casi estática.

  • Los vendedores. Tienen que estar muchas horas detrás del mostrador de pie.
  • El personal sanitario. Realizan muchas tareas a nivel asistencial que exigen permanecer en situación estática (de pie) o dinámica (caminando distancias de corto recorrido)

Son profesionales de riesgo a los que habría que añadir a farmacéuticos, azafatas, policías, personal de hostelería o peluqueros.

Pero no son las únicas profesiones en las que te obligan a estar en a una situación estática durante horas, pero en este caso sentado. Hablamos del trabajo de oficina, los recepcionistas, conductores (camioneros, repartidores o taxistas) o teleoperadores.

Trabajar de pie durante horas se relaciona con el estancamiento circulatorio en las piernas y la insuficiencia venosa crónica. Por lo tanto sí, el trabajo de pie y las varices tienen mucha relación.

Motivos por los que el trabajo de pie y las varices tienen relación

¿Por qué me han salido varices?

Las varices son una de las enfermedades más comunes en España. Afectan, de hecho, a casi el 30% de la población.

El sistema circulatorio está compuesto por el corazón y el conjunto de vasos sanguíneos que llevan la sangre a todas las células del organismo. Esa sangre debe ir oxigenada y, para ello, debe pasar por los pulmones para captar el oxígeno.

Cómo evitar la relación entre el trabajo de pie y las varices

Las venas, responsables (en su mayoría) del transporte de la sangre no oxigenada, están prácticamente todas por debajo del corazón por lo que la sangre circula en contra de la gravedad. Por ello, las venas tienen unas válvulas que se cierran para impedir el retroceso de la sangre por efecto de la gravedad.

Asimismo, la sangre asciende por el movimiento de la propia pared venosa que contiene fibras musculares lisas y gracias a los músculos esqueléticos circundantes que favorecen el movimiento.

Si la pared venosa está debilitada o le falta elasticidad o si las válvulas internas están rotas o deterioradas, la sangre no es capaz de ascender, vuelve a retroceder, se acumula en cada tramo y provoca el aumento de grosor de la vena.

 

Principales síntomas

La acumulación de sangre en las venas produce un aumento de la presión que hace que parte del líquido salga y se acumule en los tejidos de alrededor (retención hídrica).

Además, el hecho de que se produzca una dificultad en la llegada de oxígeno a los tejidos hace que éstos lo acusen, lo que junto a aumento de presión por estancamiento, da lugar a una serie de síntomas:

  • Dolor
  • Pesadez
  • Piernas cansadas
  • Calambres
  • Prurito
  • Sensación de calor
  • Síndrome de piernas inquietas

Cuando la patología avanza, a la sintomatología se le añade manifestaciones estructurales como:

  • Varices. Engrosamientos de las venas
  • Telangiectasias. Son pequeñas venitas que se ven a través de la piel)
  • Otras manifestaciones más graves dependientes del grado de isquemia en los tejidos como edemas, eczema, pigmentación y úlceras.

¿Puedo sufrir más complicaciones?

Junto con las varices, permanecer de pie durante un largo periodo de tiempo acelera el cansancio y la fatiga y aumenta el riesgo de desarrollar problemas en los pies y piernas, debido a la tensión sobre los huesos, articulaciones, tendones y ligamentos.

Nuestros músculos están acostumbrados a moverse. Cuando los mantenemos en una posición estática durante mucho tiempo, éstos sufren agarrotamiento y duelen. Con el tiempo, la carga que ejercen modifica nuestra postura.

Por eso, estos trabajadores, son también candidatos para padecer dolores de columna o patologías de los pies, como la metatarsalgia (dolor en el antepié) o la fascitis plantar (inflamación de la fascia plantar que puede causar dolor en el talón), pies planos o juanetes. También, el sudor excesivo puede provocar la aparición de hongos, bacterias o papilomas en los pies.

Además, las personas que trabajan de pie tienen más probabilidades de sufrir un ataque al corazón o insuficiencia cardíaca.

Cuidado con el trabajo de pie y las varices

Es muy importante tomar medidas preventivas

Existen múltiples factores que pueden favorecer la aparición de las antiestéticas varices, como defectos hereditarios de la estructura venosa, trabajos que exigen estar mucho tiempo de pie o sentado, el calor, la altura, la edad o la obesidad.

También es muy común la aparición de varices y piernas hinchadas en el embarazo debido all aumento de sangre que se produce.

Algunos de estos factores son inevitables, pero hay una serie de medidas preventivas que podemos adoptar:

  • No permanezcas de pie, quieto o sentado durante periodos de tiempo muy largos. Cambia la postura con frecuencia.
  • Programa el trabajo y las tareas, para incluir variación, pausas y descansos.
  • Durante la noche, duerme con las piernas elevadas unos 15 cm.
  • Haz ejercicio físico. La natación o caminar son actividades que benefician la circulación de las piernas. El baile y la bicicleta también pueden ser buenas alternativas.
  • Los masajes en las piernas son un complemento ideal para prevenir las varices.
  • En la ducha, alterna frío y calor para activar la circulación (el agua caliente no debe superar los 38)
  • Evita la ropa muy ajustada no elástica, ya que puede dificultar el retorno venoso.
  • Una alimentación saludable, rica en fibra, además de una hidratación adecuada son las claves para evitar el sobrepeso y el estreñimiento, que afectan a la circulación.
  • Utiliza un calzado adecuado al tipo de trabajo y con un tacón de unos 2 centímetros aproximadamente.
  • Evita sentarte con las piernas cruzadas.
  • Las medias de compresión activan la circulación de tus piernas.
  • En tu farmacia puedes encontrar complementos y geles a base de plantas que contienen flavonoides como el extracto de vid roja que contribuyen a disminuir la hinchazón que se produce en las piernas de las personas afectadas de varices, además de disminuir la picazón y los calambres.

¡No dejes que tus piernas te paren!

BIBLIOGRAFÍA
Duque MI, Yosipovitch G, Chan YH, et al. Itch, pain, and burning sensation are common syptoms in mild to moderate chronic venous insufficiency with an impact on quality of life. J Am Acad Dermatol 2005;53 (3):504-8.
Alguire PC, Mathes BM. Chronic venous insufficiencyand venous ulceration. J Gen Intern Med 1997; 12 (6): 374-83

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.