Así influye el trabajo en nuestro estado de ánimo

El trabajo, como la salud, es un bien muy apreciado en la sociedad. Más aún, en los tiempos de crisis como la que vivimos. Por ello, el trabajo va a condicionar de manera decisiva nuestra salud.

¿Se puede hablar de relación entre trabajo y estado de ánimo? Sí y, tal vez, es mayor la relación de lo que nos gustaría.

Beneficios y relación entre trabajo y estado de ánimo

Nuestra vida laboral y la salud

En primer lugar, el trabajo va a mejorar de manera muy importante nuestro estado de bienestar.

En particular, en lo que se refiere a la salud psíquica, el trabajo es un condicionante que aporta seguridad, autoestima, consigue que nos realicemos a nivel personal y a nivel social. Podemos decir que, en general, el trabajo mejorará nuestro bienestar. Sin embargo, el trabajo es también un riesgo.

La organización y las condiciones de trabajo pueden suponer un riesgo para hacernos perder nuestra salud. Concretamente, un riesgo para la salud psíquica.

Consecuencias y relación entre trabajo y estado de ánimo

Estamos viendo que trabajo y estado de ánimo están muy relacionados. Tener trabajo es muy positivo por la autoestima que nos aporta pero, si alguien tiene mucho estrés laboral o no se encuentra a gusto en su empresa, es muy probable que su salud, tanto física como mental, se resienta desde distintos puntos de vista.

Salud física

  • Trastornos gastrointestinales, cardiovasculares, respiratorios, endocrinos, dermatológicos y musculares.
  • Aumento del ritmo cardíaco y presión sanguínea
  • Sudoración y escalofríos
  • Sequedad de la boca
  • Dilatación de pupilas
  • Tensión muscular
  • Insomnio o hipersomnia
  • Alergias
  • Ulceras

Consigue cambiar la relación entre trabajo y estado de ánimo a mejor

 

Salud Mental (emocional/cognitivo)

  • Frustración
  • Ansiedad/angustia
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Culpa
  • Incapacidad para tomar decisiones y concentrarse
  • Olvidos frecuentes
  • Hipersensibilidad
  • Bloqueo mental

Pero la mala situación en el trabajo también trae problemas a nivel conductual como irritabilidad y mal humor, adicciones, agresividad o apatía. A nivel social, podemos hablar de problemas de distanciamiento y/o dificultades en las relaciones de pareja, familia, amigos y compañeros de trabajo.

Por tanto, la influencia del trabajo y los efectos del estrés laboral en nuestro estado de ánimo y vida personal son muy evidentes y habría que ponerle solución.

¿Qué nos puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo a nivel laboral?

Podemos llevar a cabo una serie de medidas que intenten minimizar ese estado de intranquilidad que nos provoca el trabajo. Se puede tomar medidas a nivel personal, de la organización y, tal vez, sobre la sociedad en la que vivimos.

Positividad: trabajo y estado de ánimo

En el ámbito personal

Para afrontar el día a día lo más aconsejable, como siempre, es el cuidado de uno mismo.

  • Llevar una correcta alimentación, equilibrada y variada. Podemos decir que es la base para un funcionamiento diario positivo. El control del peso, de la tensión arterial o del colesterol depende, en gran medida, de lo que comemos. Tener estos parámetros descompensados nos lleva a no estar sanos y se manifiesta de diferentes formas.
  • Duerme y descansa lo suficiente. Es fundamental, ya que se convierte en la principal función reparadora. Hay que descansar para recuperarnos.
  • Evita el sedentarismo. ¿Qué deporte te gusta practicar? ¿Prefieres ejercicios de relajación? Encontrar actividades gratificantes o hobbies y practicarlas está relacionado con una menor incidencia del estrés. Además, la práctica de ejercicio físico nos ayuda a desconectar del trabajo. Estar activos nos va a ayudar a quemar energías negativas y a relajarnos. Caminar, bailar o montar en bici 30 minutos al día hará que nos sintamos mejor.
  • Elimina los hábitos tóxicos. Cuando una persona padece estrés suele aumentar el consumo de sustancias tóxicas para el organismo, lo cual puede parecer en un primer momento que “ayuda” a mantener el ritmo o a relajarse, pero que a, medio plazo, tiene unas consecuencias nefastas para la salud. Así que no nos beneficia fumar, beber alcohol o abusar de estimulantes u otras sustancias psicoactivas.
  • Seguro que tienes mucho sentido del humor. Y es que es una herramienta clave en la prevención y el manejo del estrés laboral. Pero, también, para la vida en general. Las personas capaces de utilizar el sentido del humor, de manera adecuada, llevan su vida de otro modo, la llevan más allá de las dificultades, viven más felices y encuentran el sentido de su vida. ¿A qué esperas a encontrar el tuyo y a usarlo inmediatamente?
  • Y, si nos desborda la situación, es recomendable pedir ayuda a los profesionales. No dejes pasar mucho tiempo para que el problema no se cronifique. Una terapia adecuada nos ayudará en nuestra ansiedad y estrés laboral.

Positividad: relación entre trabajo y estado de ánimo

En el ámbito laboral

Qué cuesta arriba se nos hace los lunes cuando en nuestro puesto de trabajo no estamos bien, ¿verdad? Hay que hacerle frente y:

  • Encontrar un sentido a lo que se hace. Sí, lo sabemos, resulta complicado. Pero es la única forma de conseguir metas verdaderamente importantes. Si finalmente no se detecta que consigamos nada positivo, puede ser necesario interrumpir lo que se está haciendo.
  • Una vez que salgamos del trabajo es necesario desconectar. Y ahora, en estos tiempos de teletrabajo, este punto puede resultar mucho más complejo. En este caso, cuando la oficina la tenemos en casa, es imprescindible separar tiempos y lugares, distinguir el tiempo de trabajo y el tiempo de ocio.

    Desconectar significa cambiar de actividad, no seguir trabajando fuera del trabajo. Del mismo modo que no nos llevamos las tareas de casa al trabajo, no debemos llevarnos el trabajo a casa.

  • Socializar. Es importante apoyarse en los demás, en nuestros compañeros de trabajo. Pero es importante hablar con ellos de las cosas que nos gustan utilizando un tono positivo. Evita en estos encuentros la queja constante. Esto nos llega a irritar y nos desgasta más de lo necesario.
  • Organiza tu tiempo. A menudo, cuando una persona sufre estrés, se le oye quejarse de que “le falta tiempo” para realizar todas las tareas. No dejes las cosas para el último momento. Pero, sobre todo, hay que ser realista en el número de tareas que hay que hacer y su complejidad. El día tiene 24 horas y no se pueden estirar más.

Referencias

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3698512
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0465-546X2011000500001
https://www.apa.org/centrodeapoyo/estres-trabajo

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.