¿Qué hacer si tengo una infección vaginal?

Casi todas las mujeres, en algún momento de su vida, sufren las consecuencias de una infección vaginal.

Las infecciones vaginales son una irritación o inflamación que se presenta en esta zona, principalmente por una alteración en el pH del área vaginal.

Pero, también, puede darse por otras causas que veremos a continuación. ¿Cómo evitar complicaciones y qué hacer si tengo una infección vaginal?

Evita consecuencias: qué hacer si tengo una infección vaginal

Síntomas

Aunque normalmente es fácil de detectar, lo primero es reconocer cuáles son los síntomas más habituales que nos puedan hacer sospechar que padecemos una infección vaginal. De este modo, podremos actuar en consecuencia y evitar mayores complicaciones.

Entre los síntomas de esta infección podríamos destacar:

  • Alteraciones en el flujo vaginal. El flujo presenta un color distinto al habitual, más denso y con un olor diferente
  • Dolor agudo o ardor al orinar
  • Picor vaginal e irritación
  • Dolor e inflamación en la zona que rodea a la vagina
  • Molestias durante las relaciones sexuales
  • Manchado o sangrado vaginal leve

¿Cómo se contrae esta infección?

Remedios: qué hacer si tengo una infección vaginal

Los principales causantes de las infecciones vaginales son ciertos organismos vivos, como las bacterias, hongos o virus, y dependiendo de cuál de ellos sea el agente causal, podemos distinguir entre:

  • Infección por Chlamydia o Clamidiasis. En la mayoría de los casos, esta infección se manifiesta de forma asintomática, lo que dificulta su diagnóstico. Sin embargo, en ocasiones, se manifiesta con secreciones de un tono más blanquecino con un olor distinto al habitual, que puede ir acompañado de un ligero sangrado o dolor.
  • Vaginosis bacteriana. En este caso, existen síntomas más evidentes, como un flujo débil y secreciones blancas o grisáceas con olor fuerte parecido al del pescado. También suele ir acompañada de picores en la zona externa de la vagina y escozor al orinar.
  • Candidiasis vaginal. Su nombre se debe al hongo que la produce, la Candida albicans, que está presente de forma natural en nuestro organismo. Pero en ocasiones, se produce de una forma masiva y provoca la infección vaginal. Es, sin duda, una de las más frecuentes, y, a su vez, resulta una de las más incómodas pues suele ir acompañada de mucho picor, inflamación y ardor en la zona.
  • Tricomoniasis. Es una infección de transmisión sexual producida por un parásito conocido como Trichomonas vaginalis, el cual se transmite a través de las relaciones sexuales sin protección. Su síntoma más característico es un flujo de tono amarillento o verdoso, además de ardor y picores en la vagina.

Qué tratamiento seguir y qué hacer si tengo una infección vaginal?

El tratamiento también va a depender, por tanto, del tipo de infección vaginal que tengamos. Cuando presentemos alguno de los síntomas que comentábamos, deberemos acudir al médico o ginecológo.

Este será el que realizará el diagnóstico adecuado y nos pautará el tratamiento farmacológico más indicado. Normalmente se basará en antibióticos en el caso de las vaginosis bacterianas o medicamentos antimicóticos en el caso de la candidiasis vaginal.

Existe otro tipo de vaginitis, denominada vaginitis no infecciosa, en la que se produce una inflamación de la vagina o de la vulva y de la vagina (vulvovaginitis) causada por otros motivos diferentes a los anteriores, como son el uso de espermicidas, productos de higiene íntima o llevar ropa muy ajustada.

Este tipo de malesitar puede afectar incluso a niñas en edad previa a la pubertad. Puede provocar, incluso, una reacción alérgica, que incluye, olor en la zona genital, picor y ardor, o incluso un exceso de flujo.

También se dan casos durante la menopausia debido al descenso de hormonas, lo cual puede generar sequedad vaginal, causando dolor o ardor durante las relaciones sexuales. Para su tratamiento, se suelen recetar lubricantes con estrógenos que hidratan la zona y ayudan a que el dolor disminuya. En cualquier caso, ante cualquier síntoma de lo que hemos visto, debemos consultar al ginecólogo para que realice una exploración, diagnostique el tipo de infección y recete el tratamiento correspondiente.

Probióticos para la infección de orina

Recomendaciones higiénicas

Por otra parte, existen una serie de recomendaciones higiénicas que debemos adoptar en nuestro día a día para evitar que reaparezcan este tipo de infecciones vaginales. Conocer qué hacer si tengo una infección vaginal nos va a llevar a evitar complicaciones. Y estas medidas son:

  • Reducir el uso de tampones o de compresas durante muchas horas seguidas. Aunque es un aspecto muy variable, porque depende del flujo menstrual de cada mujer, lo aconsejable es sustituirlos cada 4 horas como máximo.
  • Utilizar el preservativo en las relaciones sexuales como método anticonceptivo. Puede ayudarte a reducir el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, como la tricomoniasis.
  • Usar ropa interior de algodón, ya que favorece que exista una correcta transpiración de la zona íntima. De este modo, se evita la acumulación de humedad que puede estimular la proliferación de bacterias u hongos.
  • Evitar el uso de algunos productos de higiene íntima que pueden alterar nuestro pH vaginal. Debemos asegurarnos que los jabones con los que tratamos la zona íntima tienen un pH ligeramente ácido.
  • Evitar una limpieza excesiva de la zona. No es recomendable realizar lavados vaginales constantemente, porque podemos provocar un desequilibrio de la microbiota vaginal. La microbiota o flora vaginal es el conjunto de bacterias (y otros microorganismos) que habitan en la vagina. Tiene un papel protector fundamental, previniendo la aparición de infecciones vaginales. Es por ello que, cuando se produce un desequilibrio, lo ideal es recurrir a los probióticos. Estos pueden tomar por vía oral o se pueden aplicar por vía vaginal. Nos van a ayudar a recuperar el equilibrio de esa microbiota. Además, nos ayudarán a reducir el crecimiento de otros microorganismos patógenos, responsables de las infecciones vaginales.

Cómo evitar y qué hacer si tengo una infección vaginal

 

Bibliografía
Guía para la práctica clínica de las infecciones vaginales. Miriam Cires Pujol, Elsie Freijoso Santiesteban, Lázaro Silva Herrera, Eduardo Vergara Fabián,Eduardo Cutié León,Mirna Ortega Blanco,Félix José Sansó Soberat,Wilfredo Francisco Martínez y María Isela Lantero Abreu

Lda. Elena Blanco Andreu
Lda. Elena Blanco Andreu
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid con un Máster en Tecnología y Control de los Alimentos realizado en el Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica. Actualmente trabajo en Laboratorios Heel España en el departamento de Marketing y Ventas, como Product Manager.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info