¡Que la vuelta de vacaciones no afecte a tu estado de ánimo!

Acabo de llegar de vacaciones y aquí estoy, en mi habitación, a oscuras y los cascos puestos escuchando una y otra vez el álbum “Estados de ánimo” de “El Canto del Loco”.

La nostalgia me aturde, no me siento con fuerzas de empezar a trabajar. En estos momentos, me identifico con alguno de los títulos de sus canciones:” Ya nada volverá a ser como antes”, “Como un perro ladrando”, “Insoportable”…

¡Espera! Vuelvo a empezar…

Acabo de llegar de vacaciones y aquí estoy, escuchando a mi grupo favorito, “El Canto del Loco” y su álbum “Estados de ánimo” con el volumen a tope. Estos días de vacaciones me han venido de maravilla para descansar, recargar pilas y con ganas de ponerme con las tareas pendientes del trabajo.

Me identifico con alguno de los títulos de sus canciones: ” Volver a disfrutar”, “Siempre cerca”, “No voy a parar” …

¡Qué diferentes comienzos! ¿No? Y la situación es la misma en los dos contextos… La vuelta de vacaciones.

Como todos los años, es hora del síndrome postvacacional

Tras el paréntesis vacacional nos encontramos otra vez con los compromisos laborales y familiares, los madrugones, menos horas de sol para disfrutar al aire libre… En fin, vuelta a la rutina.

Esto nos puede llevar a alteraciones en nuestra conducta como irritabilidad, apatía, falta de concentración, de apetito, tristeza e, incluso, cansancio físico y psíquico.

Hay muchas personas que llevan muy mal eso de volver a la rutina, al trabajo. De hecho, el síndrome postvacacional se relaciona con esos síntomas que he comentado anteriormente y que aparecen cuando se va a producir un cambio, es decir, el paso del periodo de vacaciones a la cruda realidad, “la vida normal”.

Esto supone, sin duda, que los mecanismos psicológicos de adaptación y de defensa, muchas veces contradictorios, afloren.

 

Problemas tras las vacaciones

 

¿Qué nos lleva al síndrome postvacacional?

El periodo de descanso, que la gran mayoría de la población ya hemos disfrutado, supone la recompensa a once largos meses de trabajo. Tenemos tantas ganas de coger nuestras merecidas vacaciones que llegamos a perder la noción del tiempo.

Nos quitamos el reloj, no le hacemos caso, cancelamos los horarios, comemos y cenamos cuando nos apetece, nos acostamos mucho más tarde… ¿Madrugar? A no ser que sea para realizar nuestra actividad preferida, ni se nos pasa por la imaginación.

A esto nos acostumbramos rápidamente, es muy fácil adaptarse a “lo bueno”.

Nuestro cuerpo tiene una gran capacidad de adaptación, tanto a las situaciones complicadas como a las buenas.

Pero pasar del blanco al negro puede complicarse si, en el medio, hay un muro, sobre todo, mental, que nos puede dificultar la vuelta a la rutina sin problemas.

Además, las sensaciones negativas de la “vuelta al cole” se puede potenciar porque:

  • Durante las vacaciones, nos hemos excedido en los caprichos culinarios, la búsqueda de descanso nos lleva a ser más sedentarios y eso puede provocar cambios físicos que nos genere cierto pudor a la hora de incorporarnos a la oficina por el horrible “qué dirán”.
  • Aunque parezca mentira, podemos llegar a septiembre más cansados de lo que nos fuimos en julio y es debido a que durante las vacaciones modificamos nuestros hábitos de tal manera que trasnochamos más, hace calor, y las horas de sueño no son de calidad. Empezar en el entorno laboral ya cansado no es bueno.
  • Poco tiempo de vacaciones, puede dar lugar a un exceso de planes. Querer hacer muchas cosas durante el periodo estival puede provocarnos una fatiga que la arrastraremos en la vuelta. No está mal dejar un hueco para el aburrimiento.

 

Como combatir el síndrome post vacacional

 

El síndrome postvacacional, ¿es una enfermedad grave?

El síndrome postvacacional consiste en un conjunto de emociones que, en mayor o menor intensidad, sufren casi todas las personas cuando se incorporan a sus lugares de trabajo o han estado un periodo más o menos largo sin acudir a su puesto.

Aunque se trate de un tema que afecta a un gran número de personas y que se repite periódicamente, ningún manual de psiquiatría o psicología hace mención del síndrome postvacacional como una enfermedad, por lo que no se puede considerar como un tipo de depresión.

 

Es cierto que puede dificultar la calidad de vida, aunque por ese desajuste temporal que se produce (que puede durar hasta semanas), no se habla de trastorno psicológico.

En ese sentido, los expertos consideran que la aparición de este problema es debido, fundamentalmente, al entorno de trabajo.

Aproximadamente un 30% de las personas no se sienten cómodas en sus trabajos lo que condiciona la aparición de esas pocas ganas de volver de vacaciones.

Si en tu trabajo te sientes cómodo, existe buena relación interpersonal y te genera satisfacciones personales, evidentemente, no estaría escribiendo este artículo.

Pero, si me cuesta más trabajo de lo normal incorporarme a la rutina ¿qué puedo hacer?

Ante la posible aparición de síntomas que te lleven a pensar que sufres, de nuevo, el síndrome postvacacional, te propongo unos consejos:

 

Cómo mejorar el estado de ánimo

 

“Siempre positiva, nunca negativa”

Recordando a Van Gaal, ex entrenador del Barcelona, pero dando la vuelta al sentido de la frase que dijo, la actitud lo es todo. Si hace solo unas semanas eras capaz de hacer cualquier actividad que te plantearas, las que ahora tienes que afrontar no tendrían que suponer ninguna dificultad para ti.

La maratón, en tramos pequeños

Si pensamos en recorrer 42 kilómetros y 195 metros, nos puede resultar una distancia interminable. Pero si nos planteamos la carrera en trocitos, en pequeños retos, acabaremos la carrera, pero sin tantos agobios.

Plantéate pequeños retos o metas todos los días, asumibles y medibles. “El que mucho abarca…”

Otra vez, haz ejercicio

Así es, la práctica de ejercicio siempre aparece entre los hábitos saludables y es que incorporar un deporte o actividad física en tu día a día, te ayudará a mejorar física y mentalmente.

 

Vuelta a la rutina

 

Vuelta a la dieta variada y equilibrada

Lo primero que descuidamos durante las vacaciones es nuestra alimentación, se tiende a comer más, peor y a deshoras lo que puede acarrear dificultades a la hora de volver a la normalidad.

Es cierto pensar “cómo no me voy a dar un capricho, si estoy de vacaciones” pero incorporar, cuanto antes, unos horarios de comida y una dieta variada y equilibrada, evitará pagar las consecuencias.

De vuelta, pero con calma

Intentar recuperar la agenda de actividades que se tenía antes de vacaciones lo antes posible nos puede llevar a un estrés innecesario.

Es importante parar, y plantear qué es lo más importante o urgente que tengo que hacer e ir incorporando lo menos importante más adelante.

Recupera tus horas habituales de sueño

Un buen descanso es el hábito más importante que se puede tener y hay que volver a recuperarlo cuanto antes.

Es probable que, durante las vacaciones, lo hayamos descuidado bastante y es hora de volver a adquirir esa higiene de sueño que tanta falta nos hace.

Un complemento alimenticio, te puede ayudar

Muchas veces una ayuda procedente de la oficina de Farmacia no viene mal. El farmacéutico de tu barrio te puede recomendar, por ejemplo, simbióticos con cepas probióticas específicas y que, además, incluyen triptófano, fosfatidilserina, minerales como el magnesio o el zinc y vitaminas del grupo B y Biotina que contribuirán a mejorar tu estado de ánimo.

¡Empieza la cuenta atrás…para las próximas vacaciones!

BIBLIOGRAFIA
https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/RecsemFYCVacaciones.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Mente equilibrada