Tus bacterias intestinales delatan tu edad

¡Hola! Si no es indiscreción… ¿qué edad tienes? …No me lo preguntes a mí, pregúntaselo a mis bacterias intestinales.

Hay personas que están orgullosas de su edad y cómo están envejeciendo, sin embargo, otras personas, probablemente por coquetería, mienten sobre ello.

Pero en este último caso, se podrá seguir mintiendo a no ser que la microbiota los delate.

No estamos solos

Todo ser humano es refugio de una comunidad muy amplia de vida microscópica.

En ese refugio se encuentra un complejo ecosistema de microorganismos que contribuyen a nuestra salud, bienestar y equilibrio.

Este complejo ecosistema, denominado microbiota, se encuentra en un equilibrio relativo ya que puede variar en función de nuestros hábitos diarios, el sexo, el medio ambiente, de lo que comemos, de lo que hemos heredado, del momento del día y, por supuesto, de la edad.

 

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?
Realizar test

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?

 

Una lucha constante en busca del equilibrio

Las bacterias que forman nuestra microbiota interaccionan entre ellas mediante sistemas de cooperación, simbiosis y competencia.

De esta manera, como ocurre en muchos ámbitos, las poblaciones se regulan y definen manteniendo o buscando un equilibrio.

Pero, al mismo tiempo, esta comunidad que convive con nosotros interacciona con quien le da sustento y alojamiento, es decir, con nosotros.

El cómo se distribuyen estos microorganismos es muy importante, ya que puede favorecer o impedir la colonización por otras bacterias beneficiosas o patógenas, lo que influye, sin duda, en que un individuo esté sano o no.

Cambios en nuestra micorbiota

El proceso de adaptación por el que se establecerá una relación de convivencia y beneficio mutuos va a depender de ambos socios.

En el caso de los microorganismos, deberán soportar las condiciones del ambiente en el que se van a establecer; por ejemplo, en la piel, el pH ácido, la sequedad, el efecto mutagénico de la radiación solar, la escasez de nutrientes, etc.

También tendrán que aguantar las circunstancias que se encontrará en su viaje desde el exterior hasta su “domicilio definitivo”.

También es importante la competencia por el espacio y los nutrientes con otros componentes de la microbiota que establecen su lugar de residencia en el mismo sitio.

 

Un equilibrio que se altera con la edad

La microbiota tiene un papel fundamental en la salud humana.

La tendencia de los investigadores es buscar patrones de poblaciones bacterianas que permitan diferenciar un individuo sano de otro que esté enfermo.

Esta opción es complicada debido a la diversidad tan grande que existe de individuos y microorganismos, pero ya es un paso de gigante la posibilidad de influir en la microbiota para mejorar la salud.

Al mismo tiempo, y por el mero hecho de cumplir años, este equilibrio de la microbiota se ve alterado a lo largo de la vida y, en mayor medida, cuando se alcanza la vejez

Cómo evoluciona la microbiota con la edad

 

¿Qué es el envejecimiento?

No es fácil definir el envejecimiento. Hay muchas definiciones, pero todas tienen algo en común y es dejar claro que se trata de un proceso de cambios que afectan a todos.

Es progresivo y que con el paso del tiempo sucede en las moléculas, las células y los sistemas fisiológicos.

Este proceso supone también una menor capacidad de respuesta de adaptación a las modificaciones que, de una manera continua, tienen lugar en el organismo frente a los estímulos externos e internos.

El proceso de envejecimiento comienza una vez alcanzada la edad adulta que suele coincidir con la época de máxima capacidad reproductora y concluye con la muerte del individuo.

La duración del envejecimiento determina la longevidad media o esperanza de vida media.

La edad máxima alcanzable por los individuos pertenecientes a una misma especie está determinada genéticamente y, por lo tanto, no es modificable.

Sin embargo, la longevidad media, depende del mantenimiento de la salud y aquí no solo influye la genética sino también el ambiente y el estilo de vida.

La edad nos cambia por dentro y por fuera

La influencia de estos factores ya se nota desde la vida fetal, a lo largo de los primeros momentos de la vida y durante el crecimiento, haciendo que se llegue a la edad adulta, bien en condiciones adecuadas para experimentar un envejecimiento saludable o bien en un estado deteriorado que promueve un envejecimiento prematuro y más acelerado.

La microbiota intestinal, tiene mucho que decir

La microbiota intestinal puede cambiar a lo largo de la vida. Lo hace de forma importante a lo largo de los 1000 primeros días de vida, posteriormente, la presencia de diversos factores introduce también cambios importantes en las proporciones de las bacterias intestinales, lo que da lugar a la llamada disbiosis.

Con el envejecimiento hay una alteración de los sistemas fisiológicos, especialmente del sistema nervioso, el endocrino y el inmunitario, lo que puede dar lugar a un mayor riesgo de enfermedad (morbilidad) y una mayor mortalidad.

Los cambios que tienen lugar en el sistema inmunitario al envejecer suponen un aumento de oxidación e inflamación.

Esto puede afectar a la velocidad a la que cada individuo envejece y, por tanto, en su longevidad, favoreciendo la aparición de infecciones y enfermedades de origen inflamatorio.

Microbiota alterada

Al envejecer, asociado al proceso de oxidación e inflamación, desaparecen del intestino bacterias beneficiosas. Se produce un desequilibrio que lleva a que proliferen grupos bacterianos potencialmente patógenos que estimulan la respuesta inflamatoria.

Esta respuesta inflamatoria da lugar a una inflamación persistente de baja intensidad en la mucosa intestinal, que se asocia a la mayor activación de las células inmunitarias del intestino.

Y esta activación lleva a la secreción de sustancias antimicrobianas y la perdida de “tolerancia inmune” hacia las bacterias que conviven con nosotros.

En ese sentido, se crean unas condiciones que facilitan una disbiosis y una mayor presencia de enterobacterias y la disminución de bacterias beneficiosas como las bifidobacterias.

De esta forma, se produce un efecto rebote, es decir, la inflamación favorece la selección de bacterias del tipo enterobacterias y clostridios que producen toxinas endógenas las cuales agudizan la inflamación. Una especie de retroalimentación.

 

¿Puedo envejecer más lentamente?

Envejecer es un hecho que padecemos todos los seres vivos, pero, al menos, se puede ralentizar interviniendo en el estilo de vida, evitando los hábitos nocivos, a través de estrategias nutricionales, la práctica de ejercicio, las relaciones sociales y, si es necesario, la ayuda psicológica.

También la toma de simbióticos específicos puede contribuir a restaurar esa disbiosis producida con la edad, equilibrar la microbiota y ayuda a tener un sistema inmune reforzado. Por ejemplo, Lactobacillus rhamnosus GG presente en simbióticos que, además, contienen, en su composición, glutamina que fortalece la mucosa intestinal.

Cuida tu vida interior para que la edad cronológica coincida con tu edad biológica.

BIBLIOGRAFIA
https://gastrolat.org/DOI/PDF/10.0716/gastrolat2019s1000.03.pdf<

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info