¿Qué son los sueños lúcidos?

No soy consciente de la hora que es. Mis amigos y yo estamos disfrutando de una velada estupenda. La música, la compañía y hasta el cocktail que me estoy tomando me sabe delicioso.

Dentro del local, la temperatura es elevada. Uno de mis colegas acaba de salir para tomar un poco el aire. Lo acompaño, pero… ¡Un momento!

Al abrir la puerta, soy consciente que estoy soñando, porque estoy en mi dormitorio… ¡Solo! ¡Otra vez me ha pasado! Acabo de tener un sueño lúcido.

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño
Test dormir

TEST

Evalúa la calidad de tu sueño

¿Qué son los sueños?

El sueño es una experiencia subjetiva donde se suceden imágenes, sonidos y sensaciones. Esta mezcla da lugar a una experiencia que puede llegar a ser tan real que llegue a confundir a la persona.

Cuando nos metemos en la cama, no todo el descanso ni el sueño es igual.

Nuestro sueño es cíclico y se divide en ciclos de aproximadamente 90 minutos que se repiten durante las horas que pasamos durmiendo, pudiendo encadenar entre cuatro y seis ciclos seguidos.

Dentro de estos ciclos se suceden diferentes fases de sueño NREM (Non Rapid Eyes Movements) y el sueño REM (Rapid Eyes Movements), con un orden determinado:

Sueño NREM

  • Fase I o fase de adormecimiento. Esta primera etapa comprende aproximadamente los primeros diez minutos del sueño, desde que estamos en periodo de vigilia hasta que nos adormecemos. Se trata de una etapa de transición.
  • Fase II o fase de sueño ligero. Ocupa aproximadamente el 50% de nuestros ciclos de sueño. En esta etapa, el cuerpo va desconectando poco a poco del entorno. La respiración y el ritmo cardiaco se van ralentizando a la vez que se suceden etapas de gran actividad cerebral con otras de menor intensidad.
  • Fase III o fase de transición. Es una etapa corta, de unos pocos minutos, que nos lleva al sueño profundo. Tanto en esta etapa como la siguiente, el cuerpo se encuentra en un estado de relajación profunda.
  • Fase IV o fase de sueño profundo. Ocupa aproximadamente el 20% del total del ciclo del sueño. Es la más importante de todas, ya que determina la calidad del sueño. El ritmo respiratorio y la presión arterial son muy bajos.

 

Fases del sueño

 

Sueño REM

Esta fase suele durar entre 15 y 30 minutos. Se caracteriza por una alta actividad cerebral, muy similar a la que se tiene cuando estamos despiertos.

La respiración es más rápida, irregular y superficial. A pesar de esa actividad cerebral, los músculos de las extremidades permanecen paralizados temporalmente. La frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan.

La fase de sueño REM es la etapa en la que se producen las ensoñaciones.

 

 

¿Por qué soñamos?

Realmente no se conocen con exactitud los motivos por los que soñamos. No obstante, se plantean algunas explicaciones:

  • Una limpieza natural de la información adquirida. A lo largo del día, se reciben numerosos estímulos sensoriales y datos que se almacenan a corto plazo y que es necesario “limpiar”. Cuando estamos despiertos, priorizamos una información sobre otra para orientar nuestras acciones, desechando aquello que no se considera necesario.
    Esta información desechada es la que vuelve a ser reevaluada al dormir y es la que puede explicar el motivo por el que soñamos. Durante el sueño, se procesan esos datos y se decide si almacenarlos o eliminarlos. Es una manera de consolidar la memoria.
  • Un efecto secundario accidental. Otra explicación sería que los sueños son la consecuencia de la activación de circuitos del tronco cerebral mientras dormimos, que darían lugar a impulsos nerviosos que “despertarían” imágenes, recuerdos o sentimientos almacenados y que el cerebro intentaría interpretar.
  • La interpretación de Freud.
    En el terreno de la psicología, Sigmund Freud consideraba los sueños como una “realización simbólica de un deseo inconsciente” lo que daría pie a su posible interpretación.

 

Sueños lúcidos y descanso sano

¿Existen diferentes tipos de sueño?

En función del contenido de los sueños más recurrentes, se pueden definir diferentes tipos de sueño:

  • Sueños ordinarios
    También considerados sueños normales; son los que ocurren durante la etapa REM del sueño. Son desencadenados por nuestro pensamiento y cumplen con la función de clasificar y almacenar las experiencias vividas durante el día.
  • Sueños falsos y pesadillas
    En teoría, los sueños se asocian a un estado de relajación que nos permite desconectar del ajetreo diario. Pero, las pesadillas y los sueños falsos son un tipo de sueños que consiguen justo lo contrario.
    Los sueños falsos son aquellos en los que nos vemos despiertos, realizando actividades cotidianas. Al despertar nos damos cuenta de que esa actividad no ha ocurrido y que, por tanto, hay que realizarla, lo que puede generar estrés o cierto cansancio.
    Las pesadillas, por el contrario, suelen reflejar conflictos personales vinculados con estrés, miedo o ansiedad y durante las cuales, los que la sufren, pueden experimentar emociones negativas como la tristeza, la ira o el miedo.
  • Sueños diurnos
    Para soñar, no es necesario estar dormido. Y en esto consisten los sueños diurnos, los cuales pueden surgir durante una reunión, en clase, mientras conducimos o realizamos alguna actividad física. Se trata de una desconexión completa, pero temporal, de lo que nos rodea.
  • Sueños lúcidos o conscientes
    Son aquellos en los que, mientras vivimos la experiencia, somos conscientes que estamos soñando.

 

Fases del sueño

Profundicemos un poco en los sueños lúcidos…

Pues sí, los sueños lúcidos son aquellos en los que el individuo adquiere consciencia de estar soñando. Por ello es importante saber para qué sirven los sueños lúcidos.

Sin embargo, es un error pensar que se puede modificar el curso normal del sueño en la dirección que uno quiera, ya que es un estado que no permite control alguno.

La primera referencia del término “sueño lúcido” como sinónimo de “sueño consciente” aparece en Los sueños y los medios para dirigirlos (1867), del gran experto en sueños Léon d´Hervey de Saint-Denys.

Sin embargo, el relato más antiguo de un sueño lúcido corresponde a San Agustín de Hipona en una carta escrita en el 415 D.C.

A lo largo de la historia, los sueños lúcidos por su naturaleza, un tanto esotérica, han sido utilizados por contemplativos y monjes que los usaban con fines místicos y religiosos.

Cerca del 55% de las personas experimenta uno o más sueños lúcidos a lo largo de su vida. De ese porcentaje, el 23% lo hace una o más veces al mes.

 

Infografía de los sueños lúcidos

¿Alguna peculiaridad para poder tener sueños lúcidos?

Cualquier persona puede llegar a tener sueños lúcidos, ya que no se necesita una condición especial para tenerlos.

En adolescentes es donde más se produce este fenómeno y, generalmente, en personas que sufren pesadillas, ya que se pueden plantear como un mecanismo de defensa.

También se relaciona con personas muy autoreflexivas, que piensan antes de actuar y controlan los impulsos.

Parece ser que tienen más desarrollada la corteza prefrontal anterior, que es la parte del cerebro que se encarga de los procesos cognitivos conscientes y de la reflexión.

A las personas que experimentan un mayor número de este tipo de sueños se les llama “onironautas”.

Lo más importante, que el sueño sea de calidad

Los sueños lúcidos son lo que son, sueños. Forman parte del acto de dormir, pero hay que tener presente que no pueden perturbar al individuo que lo tiene hasta el punto de que llegue a considerar que lo que sucede en el sueño es real en su totalidad. Se trata de un posible riesgo.

Independientemente de tener o no sueños lúcidos, hay que destacar que lo primordial es tener un sueño de calidad y, para ello, no solo son necesarias adaptar una rutina y unos hábitos higiénico-dietéticos.

Antes de recurrir a tratamientos con medicamentos, se puede optar por recurrir a complementos alimenticios a base de melatonina, plantas medicinales y vitamina B6 que contribuirán a una mejor inducción del sueño y que este sea de calidad.

Lo de menos es el tipo de sueño, lo importante es soñar

BIBLIOGRAFIA
https://scielo.isciii.es/pdf/asisna/v30s1/03.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Descanso sano