¿Cómo hidratar la piel de forma natural?

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, tanto por tamaño como por funciones.

Para mantener su plasticidad y conservar la integridad de la barrera cutánea, necesita el agua como componente esencial.

Por ello, hidratar la piel es uno de los parámetros más importantes en la salud de la piel.

Piel hidratada de forma natural

Piel sana

Nuestra piel es nuestro contacto con el mundo exterior.

La piel sana será nuestra barrera contra agresiones mecánicas, químicas, tóxicos, calor, frío, radiaciones ultravioletas y microorganismos patógenos.

La piel es esencial para el mantenimiento del equilibrio de fluidos corporales actuando como barrera ante la posible pérdida de agua (pérdida transcutánea de agua).

También influye en el mantenimiento del equilibrio térmico y la transmisión de una gran cantidad de información externa que accede al organismo por el tacto, la presión, la temperatura y los receptores del dolor.

Es más, prueba de que la piel juega un papel muy importante en nuestra función de relación con el exterior es que exteriorizamos nuestro estado emocional por la piel: nos sonrojamos, palidecemos, nuestro pelo se eriza y emanamos olor (feromonas).

Hidratar nuestra piel

Importancia de hidratar la piel

Una piel bien hidratada es resistente, flexible, de aspecto agradable, luminosa, suave y lisa al tacto.

Importancia de la hidratación de la piel con dermatitis

Como hemos estado comentado, es muy importante y necesario hidratar la piel. Se debe hidratar cualquier tipo de piel, pero en especial, las pieles atópicas.

Empezaremos recordando la “hidratación interna”, es decir, la que viene dada por la ingesta adecuada de agua.

Es recomendable tomar al menos dos litros de agua diario y compensar de este modo las pérdidas sufridas en los procesos de excreción a través de la orina, heces, aire espirado y sudor.

En cuanto a la hidratación tópica, los cosméticos humectantes e hidratantes suelen ser siempre los productos de base de la cosmética, ya que contribuyen a restablecer la humedad normal de la piel y su función de barrera.

Se recomiendan diariamente a todas las personas de cualquier edad, ya que todas las pieles pueden estar en riesgo de deshidratación en algún momento y una piel mal hidratada produce una incomodidad permanente.

Un cosmético hidratante adecuado debe mantener o restituir la homeostasis de la piel, retrasar el envejecimiento cutáneo y dar soluciones a pieles problemáticas. Esto se consigue aportando lípidos de calidad, humectantes y agua.

En este sentido, hay que distinguir entre cremas hidratantes, aquellas que retienen el agua en la capa córnea,  y los emolientes, o sea, aquellos productos que contribuyen además a la flexibilidad de la piel. Ambas sustancias son imprescindibles en el cuidado de la piel atópica.

Existen muchas cremas en el mercado formuladas con distintas sustancias que son aptas para pieles atópicas y que consiguen una mejoría de la sequedad, la sensibilidad de la piel y el prurito. Por mencionar algunos principios activos, podemos destacar las cremas hidratantes que contienen ectoína o los emolientes con cardiospermum o D-pantenol.

¿Qué ocurre si nuestra piel no está hidratada?

Una piel deshidratada se muestra apagada, rugosa, tirante y aparece con falta de flexibilidad.

Puede también producir sensación de tirantez y presentar escamas diseminadas por toda su superficie y arrugas finas (estrías de deshidratación) y puede aparecer a menudo, picor y escozor.

La manifestación de esta deshidratación cutánea se denomina xerosis. Empeora notablemente en invierno y en aquellas condiciones que comportan reducción de la humedad ambiental.

La susceptibilidad y severidad de la xerosis aumenta con la edad.

Hidratar nuestra piel de forma natural

¿Por qué mi piel está deshidratada?

Los orígenes de la deshidratación son diversos y pueden estar ligados a:

1. Factores extrínsecos:

  • Como son las que provocan las agresiones climáticas y domésticas. Es el caso del frío, viento, sol, calor, sequedad de ambiente, polución, calefacción, aire acondicionado…
  • También hay que tener en cuenta las agresiones mecánicas como el afeitado, depilación, roces, exfoliantes demasiado frecuentes que pueden deshidratar la piel.
  • Agresiones químicas: productos alcalinos, disolventes, detergentes, cosméticos inadecuados, medicamentos de aplicación tópica…

2. Factores intrínsecos:

  • Fisiológicos. Los que tienen que ver con el sexo o la edad.
  • Patológicos. En este apartado nos referimos a la deshidratación que se producen por la eliminación anormal de agua, las carencias vitamínicas, malabsorción de ácidos grasos, abuso de tabaco, patologías inflamatorias o factores genéticos.

Lo que debes evitar si quieres que tu piel esté hidratada

Algunas acciones que provocan un empeoramiento de la situación de la piel, por lo que se debería evitar son:

  • Jabones y otros detergentes agresivos.
  • Productos astringentes y demasiado absorbentes.
  • Evita aclarar el rostro con agua del grifo si es muy calcárea o está altamente clorada.
  • Olvídate de los baños demasiado frecuentes o aquellos demasiado prolongados. Mantén la temperatura más baja posible con la que se encuentren a gusto. Lo mejor es utilizar el agua templada a 35 – 37 °C, y que la habitación esté a unos 20 °C.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura.
  • La calefacción o climatización excesiva suele que provocar ambientes demasiado secos. Por lo que es recomendable evitarlos
  • Exposiciones solares excesivas.
  • Tienes que evitar realizar aquellas acciones de tipo mecánico de forma muy frecuente, como es el afeitado, la depilación o las exfoliaciones.

Qué evitar con la piel deshidratada

Buenos hábitos para una buena piel

No existe, que sepamos todavía, ningún producto milagroso que por sí solo nos sirva para que nuestra piel luzca su mejor aspecto.

Si bien hay muchos ingredientes que nos ayudarán a mejorar su elasticidad, hidratación e incluso a prevenir su envejecimiento, es en el cuidado diario donde veremos los mejores resultados.

Por este motivo, para mantener la piel hidratada, la prevención juega un papel muy importante.

Es muy importante utilizar cremas de protección con filtros solares frente a las radiaciones UV.

Con ellas, además, conseguirán protegernos de las agresiones externas tales como el frío o el viento. Tampoco se debe dejar de lado una buena alimentación.

Con una dieta equilibrada y evitando el abuso de alcohol y tabaco, así como huir del estrés, podemos mejorar la salud de nuestra piel, siendo imprescindible un buen descanso.

La falta de sueño es una de las causas más comunes de la falta de hidratación de la piel y de su envejecimiento prematuro.

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-hidratacion-cutanea-estetica-salud-13130883
http://www.scielo.org.mx/pdf/ram/v67n2/2448-9190-ram-67-02-128.pdf

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info